Durante años, después de la Segunda Guerra Mundial, la antaño magnífica de Goerlitz, en Alemania, albergó a una familia con cabras y cerdos. El tejado del edificio Art Decó se estaba desmoronando; el gobierno estuvo a punto de demoler toda la estructura.

Pero esta semana, esa misma sinagoga -la única del estado de Sajonia que sobrevivió al pogromo de la Noche de los Cristales de 1938- fue reeditada como casa de culto y espacio para reuniones interconfesionales tras unos 30 años de renovación y restauración.

La del Foro Cultural de Görlitz -que pronto albergará tanto servicios religiosos judíos como eventos culturales interconfesionales- fue desvelada el lunes en una ceremonia retransmitida por streaming en un acto que había sido aplazado varias veces debido a la pandemia de coronavirus. La vocalista judía noruega Bente Kahan actuó, y políticos locales y nacionales, rabinos y otros dignatarios ofrecieron comentarios.

La restauración, realizada por etapas a lo largo de los años, se hizo “con mucho cariño”, aunque no devolvió la por completo, dijo Alex Jacobowitz, cantor y presidente de la comunidad judía de la ciudad. Por ejemplo, no se han restaurado las tablas del santuario con los Diez Mandamientos, ni las estrellas de David del exterior del edificio, ni las palabras del Éxodo que antes adornaban la entrada: “Y que me hagan un santuario, para que yo habite entre ellos”.

Pero la diminuta comunidad judía -menos de 30 miembros- y sus partidarios recaudaron unos 70.000 euros (unos 83.000 dólares) para sufragar el coste de la sustitución de una estrella judía gigante que antaño se encontraba en la cúpula del edificio, visible a kilómetros de distancia en esta ciudad de unos 55.000 habitantes cercana a la frontera polaca.

Los arquitectos William Lossow y Hans Max Kuhne diseñaron la sinagoga, que tenía capacidad para toda la comunidad de unos 600 judíos en el momento de su inauguración, en marzo de 1911. La ciudad de Goerlitz contaba con numerosas instituciones judías en aquella época, dijo Jacobowitz a la Agencia Telegráfica Judía. Recientemente ha publicado un libro sobre la sinagoga.

En el pogromo de la Noche de los Cristales de noviembre de 1938, los nazis incendiaron el edificio, pero los bomberos locales apagaron las llamas. Unos años después, muchos de los judíos de la comunidad fueron deportados y asesinados en el Holocausto.

Después de la guerra, el edificio -situado en la antigua del Este- se deterioró. Durante un tiempo se utilizó como almacén de atrezzo teatral, y también albergó a una familia local y sus animales de granja. La ciudad compró la a los restos de la comunidad judía de Dresde en 1963, y luego la volvió a comprar formalmente a la Conferencia de Reclamaciones Materiales Judías contra en 1990, tras la unificación del país.

Un grupo de ciudadanos locales defendió su restauración. Finalmente, los costes de unos 12,6 millones de euros (unos 15 millones de dólares) fueron sufragados por los gobiernos federal y estatal, así como por fundaciones privadas y particulares. Lo primero que se arregló fue el tejado, en 1990.

Como toque final, se espera colocar la nueva estrella en la cúpula a finales de este año, dijo Jacobowitz.

“Después de muchas décadas, la comunidad judía de Görlitz vuelve a tener un lugar de oración y pausa”, dijo el lunes la Conferencia Rabínica Ortodoxa de en un comunicado. “Esperamos que la de Görlitz sea un lugar de intercambio y encuentro para todos los ciudadanos de este lado y del otro del río Neisse, con el fin de aprender mucho más sobre los demás y de los demás y romper los prejuicios”.

En un gesto que resume años de esfuerzos interconfesionales, el hijo de un ministro protestante que trabajó en la ciudad donó su propio piano Steinway al espacio, diciendo que “ahora encontrará un nuevo hogar” en la ciudad donde se crió.

En el acto del lunes intervinieron, entre otros, el alcalde de Goerlitz, Octavian Ursu; el primer ministro de Sajonia, Michael Kretschmer; y el rabino Akiva Weingarten, de Dresde.

“Siempre me ha parecido importante que la siga mostrando sus cicatrices”, dijo Jacobowitz a la Agencia Telegráfica Judía, “para demostrar que la historia de los judíos de Goerlitz no será destruida por la exigencia política”.