El gueto judío de es considerado el primero en Europa y uno de los primeros del mundo, y ahora se ha lanzado una campaña para preservar sus sinagogas que datan del siglo XVI.

Desde hace casi dos años, expertos han estado retirando capas de pintura y descubriendo las fundaciones originales de tres de las sinagogas del gueto, consideradas las únicas que datan del Renacimiento y que siguen siendo usadas, explicó el historiador de arte David Landau.

Landau está encabezando la campaña para restaurar las sinagogas, tanto para los 450 miembros de la como para turistas que participan en un paseo organizado por el Museo Judío de .

“Me sentí profundamente ofendido por el mal estado de las sinagogas”, expresó Landau, un experto en el Renacimiento que compró una casa en hace 12 años.

“Sentí que las sinagogas estaban en muy malas condiciones, estaban irreconocibles y necesitaban ser tratadas con amor y cariño”, destacó el experto.

Landau ha recaudado 5 millones de euros para el esfuerzo y espera las obras concluirán antes de fines del 2023 si llega el resto de los fondos, aunque el estimado de costos ha ascendido a 6 millones de euros ahora, debido al aumento de precios para la construcción.

El gueto de data de 1516, donde la república obligó a la población judía a mudarse a esa zona. La zona, que estaba trancada de noche, se convirtió en el primer gueto de Europa y es hasta el día de hoy el corazón de la , especialmente en la zona Cannaregio.