A medida que los envejecen, las agencias de servicios sociales y las organizaciones sin fines de lucro realizan un esfuerzo a nivel local y en todo el país para mantenerlos envejecidos con la esperanza de evitar más traumas si se mudaran a un centro de vida asistida o a un asilo de ancianos.

“Realmente, nuestro objetivo es que vivan de forma independiente, con dignidad”, dijo Garett Ray, director de programas de Jewish Family Services (JFS) en Columbus .

‘Cómo vivir una vida’: el curso de Chabad explora la vida, la muerte y el más allá en la era de COVID-19

“Para un sobreviviente del Holocausto, ir a un centro de vida asistida o a un hogar de ancianos a veces puede ser muy traumático: no tener esa independencia y depender al 100% de otra persona y estar en un lugar que no conoce”, dijo Ray.

Día Internacional de Conmemoración del Holocausto: Cerca de 200 sobrevivientes viven en el área de Columbus
Mientras el mundo conmemora el Día Internacional del Recuerdo del Holocausto , designado el 27 de enero, el aniversario de la liberación de Auschwitz-Birkenau en 1945, y celebrado para reconocer el asesinato de 6 millones de judíos por parte de los nazis, este año hay alrededor de 200 sobrevivientes viviendo en Gran Colón, según Ray.

JFS comenzó a abogar por los sobrevivientes locales con un programa en 2015, ya que los funcionarios vieron que las necesidades del grupo aumentaban con la edad. El financiamiento provino de la Conferencia sobre reclamos materiales judíos contra Alemania, comúnmente llamada Conferencia de reclamos, una organización sin fines de lucro que ofrece compensación del gobierno alemán a los .

‘Un hombre desinteresado’: a los 90 años, sobreviviente del Holocausto continúa realizando bris

Gran parte del dinero de la conferencia de reclamos se destina a la atención médica domiciliaria, dijo Ray, y JFS ofrece a los proveedores locales una capacitación para trabajar con los sobrevivientes para asegurarse de que no desencadenen accidentalmente su trauma pasado. JFS también recibe apoyo de la Iniciativa de en JewishColumbus .

Los Servicios para la Familia Judía de Columbus, The Blue Card brindan apoyo a los sobrevivientes locales del Holocausto

Eso es esencial debido a las experiencias únicas del grupo, dijo Masha Pearl, directora ejecutiva de The Blue Card, una organización nacional sin fines de lucro con sede en Nueva York que ha estado ayudando a los durante décadas.

“Durante la guerra, los fueron acorralados y sacados de su vida cotidiana y apartados de sus familias y colocados en una posición en la que no estaban sujetos a su propia toma de decisiones”, dijo Pearl.

JFS ha estado trabajando con The Blue Card a nivel local durante aproximadamente 10 años, dijo Ray, y ayuda a los sobrevivientes locales a solicitar asistencia a través de la organización.

‘Vías de bienvenida a la vida judía’: un estudio de Pew muestra que más jóvenes judíos se identifican como ortodoxos

La asistencia para los sobrevivientes, muchos de los cuales viven en la pobreza, incluye ayuda con las necesidades básicas y asistencia de emergencia cuando los sobrevivientes podrían enfrentar el desalojo o cortes de servicios públicos.

Masha Pearl, directora ejecutiva de La Tarjeta Azul
La Tarjeta Azul, que tiene un programa de vitaminas en el que los sobrevivientes pueden inscribirse, también puede ayudar con costosas necesidades dentales o de atención médica y envía a los sobrevivientes una tarjeta de cumpleaños cada año con un cheque de $100.

A nivel local, muchos sobrevivientes llegaron de la antigua Unión Soviética cuando eran adultos en las décadas de 1980 y 1990, dijo Ray. Muchos permanecen aislados, en un rincón de la comunidad que se convirtió en una especie de aldea rusa.

Puede ser difícil para estos sobrevivientes hablar sobre sus experiencias, según el Centro de Educación y Museo del Holocausto de Illinois , ya que vivieron durante años en silencio en la antigua Unión Soviética.

Fanya e Ilya Goyzman, ambos sobrevivientes de la antigua Unión Soviética de 83 años que ahora viven en Cleveland, eran solo niños pequeños cuando sus familias huyeron de la persecución nazi durante la guerra.

Vinieron juntos, con sus tres hijos, a Estados Unidos en 1990. Fanya Goyzman, hablando ruso a través de un traductor, dijo que la pareja solicitó ayuda a través de The Blue Card hace unos cinco años.

Su esposo necesitaba tratamiento dental y la organización ayudó a pagarlo, y disfrutan de recibir tarjetas de cumpleaños de la organización cada año.

“Es una gran ayuda y apreciamos lo que hacen por nosotros”, dijo Fanya Goyzman.

‘Siempre siendo perseguidos’: los que envejecen reviven el horror

Bela Kolominsky, una trabajadora social de la Asociación de Servicios Familiares Judíos del departamento del Holocausto de Cleveland que tradujo para la pareja, dijo que todos los sobrevivientes con los que trabaja están muy agradecidos por la ayuda que les brindan.

“Si necesitan algo, tratamos de ayudar tanto como podamos”, dijo Kolominsky. “Cuando ves la cara de las personas cuando obtienen lo que necesitan, especialmente aquellas de 80 a 85 años y más, es como un alivio. Puedes ver para qué estás trabajando”.

Pearl dijo que la importancia de este trabajo es particularmente importante ahora, debido al envejecimiento de la población.

‘Una experiencia tremenda y reveladora’: la Fundación Wexner, con sede en Columbus, capacita a generaciones de líderes de la comunidad judía

“La oportunidad y la ventana para ayudar se cierran todos los días”, dijo Pearl.

Es un gran error pensar que los vinieron a los Estados Unidos y les fue muy bien, dijo Pearl. En cambio, muchos viven en la pobreza debido al tremendo sufrimiento físico y emocional por el que pasaron, dijo.

Muchos simplemente hicieron lo mejor que pudieron cuando llegaron al país y estaban conectados a trabajos de baja categoría.

“Los se las arreglaban y todavía se las arreglan con las pensiones de Alemania y las pensiones del gobierno”, dijo Pearl.

Los sobrevivientes desconfían de los profesionales médicos, dijo, y pueden postergar la consulta con un médico hasta que sea una emergencia y el costo sea mayor. En esas situaciones, es posible que tengan que elegir entre comer o recibir atención médica.

“La Tarjeta Azul quiere evitar ese sentimiento por ellos”, dijo Pearl.

Si está interesado en ayudar a los sobrevivientes locales del Holocausto, comuníquese con Servicios para la familia judía al 614-231-1890 o https://www.jfscolumbus.org o JewishColumbus en https://jewishcolumbus.org o 614-237-7686 .

dking@dispatch.com

@DanaeKing

Números de
Hay 3.000 hogares de en todo el país
Aproximadamente 200 sobrevivientes viven en Columbus
Los sobrevivientes tienen entre 76 y 105 años
77% son mujeres
Casi el 70% vive solo
El 67% no puede salir de casa sin ayuda
78% tiene dificultad para realizar actividades diarias
Más de la mitad se encuentran un 200 % por debajo del umbral federal de pobreza, lo que significa que sus ingresos son inferiores a $24 980 al año.

Fuentes: The Blue Card y Jewish Family Services