Una vez que los trabajadores de cuidados paliativos fueron evacuados y se cortó la electricidad en Nueva Orleans, Alan Smason y su hermana tuvieron que decidir qué hacer con su madre. 

A los 89 años y sufriendo de demencia y problemas cardíacos, apenas puede tolerar el calor de un verano de Luisiana sin aire acondicionado. Un suministro de oxígeno auxiliar la ayuda a mantenerse con vida. 

Clic aquí para leer el articulo completo