Con la proximidad de las Altas Fiestas y el aumento de la variante del Delta, muchas sinagogas de  se preparan para recibir a los feligreses para los servicios festivos presenciales por primera vez en dos años y hacen esfuerzos para mantenerse al día con un panorama cambiante.

“Hace un mes, nuestros planes para la Alta Fiesta eran diferentes. Luego llegó la variante Delta”, dijo la rabina Karen Bogard, de la Congregación Reformista Central de San Luis.

En circunstancias normales, la Congregación Reformista Central alquila una sala para las Altas Fiestas con el fin de dar cabida al gran número de personas que acuden a los servicios. Este año, sabiendo que el número de personas en el interior estaría limitado por el COVID-19, la congregación tenía previsto celebrar los servicios en su santuario.

“Originalmente, todos nuestros servicios principales iban a ser en el interior para las personas que estuvieran totalmente vacunadas. Teníamos capacidad para 500 personas y otras en una carpa al aire libre”, explica Bogard. “Ahora, no vamos a tener nada en el interior”.

En su lugar, todos los servicios diurnos de la Congregación Reformista Central se celebrarán al aire libre, mientras que los servicios nocturnos tanto de Rosh Hashaná como de Yom Kipur se transmitirán por Internet.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, en la semana que terminó el 27 de agosto se produjeron más de 16.000 nuevos casos de COVID-19 en Missouri. Bogard dijo que la sinagoga siempre había planeado transmitir los servicios de las Altas Fiestas (lleva varios años ofreciendo servicios en línea), pero el aumento de los casos de coronavirus selló el acuerdo. Cuando más de 400 miembros de la sinagoga respondieron a una encuesta reciente sobre sus planes para las fiestas, alrededor del 50% dijo que pensaba quedarse en casa y ver los servicios en línea con sus familias.

“Estábamos tan cerca. Estaba muy emocionada”, dijo Bogard. “Sabía que no iba a ser lo mismo [que en años anteriores] porque lo hacíamos en nuestro edificio y no alquilábamos una sala más grande, pero me hacía ilusión. Es un poco duro; es como un latigazo con todo el cambio repentino de planes y tener que dar marcha atrás”.

En Texas, donde también se registran altos índices de transmisión del COVID-19 -los CDC informan de que hubo más de 116.000 nuevos casos en la semana que terminó el 27 de agosto-, la Congregación Agudas Achim, una gran sinagoga conservadora de Austin, celebrará los servicios interiores en persona en su santuario, con capacidad para 750 personas. Este año, la capacidad se limitará al 50%. Otros minyanim más pequeños se celebrarán en distintas partes del edificio.

“El año pasado no tuvimos servicios presenciales. Sin embargo, no quiero volver a hacerlo”, dijo el rabino Neil Blumofe, añadiendo que con la vacuna COVID-19 y las máscaras es posible volver a estar en el interior.

“Es realmente esencial para una sinagoga estar abierta y tener la oportunidad de que la gente esté junta y participe espiritualmente en nuestras tradiciones. Nuestra congregación ha sido informada en todo momento y hemos mantenido reuniones con las partes interesadas y con la comunidad médica y científica. … La gente echa de menos la comunidad y se da cuenta del poder de lo que es una sinagoga”.

La congregación también ofrecerá servicios de oración en línea. “Hemos invertido bastante en eso”, dijo Blumofe, “no por el factor de conveniencia, sino para las personas que no se sienten seguras de venir por pikuach nefesh (salvar una vida)”.

Aunque no existen cifras oficiales, anecdóticamente la presencia de los servicios en línea ha sido un beneficio para algunas congregaciones que los ofrecen, más allá de las personas de sus comunidades que no se sienten seguras en los servicios interiores.

Los servicios en línea, informan los rabinos, han abierto la puerta a personas que quizá no hayan entrado antes en una sinagoga o que viven lejos de una congregación local, permitiéndoles participar en las fiestas.

Aunque tener servicios en línea funcionará para algunas corrientes del judaísmo, las sinagogas ortodoxas volverán a depender de un híbrido de rezo en el interior y en el exterior para satisfacer las necesidades de sus congregantes que no utilizan ordenadores en las festividades.

Para el rabino Ben Kean, el nuevo líder religioso entrante en la Congregación Beth Abraham-Jacob de Albany, Nueva York -que fue rabino interino el año pasado-, eso significa que dividirá su tiempo durante los servicios, cuyas horas de inicio se están escalonando para que pueda supervisar el soplo del shofar en cada servicio.

“Tradicionalmente, la sinagoga ha tenido un solo servicio, incluso durante las fiestas, y creo que es bueno tener el mayor número posible de personas juntas”, dijo. Pero como muchos de los asistentes habituales no se sienten cómodos en el interior para los servicios, se ofrece una opción al aire libre.

Aunque tener varios servicios y minimizar el número de asistentes a cada uno de ellos puede parecer una buena solución -ya sea en el interior o en el exterior-, también supone un reto de personal, especialmente para las congregaciones más pequeñas, que deben, como mínimo, encontrar cantores, lectores de la Torá y sopladores de shofar adicionales.

“Es un reto, pero no insuperable”, dice Kean. “Merece la pena garantizar que todo el mundo esté seguro y cómodo”.

Independientemente del lugar o la forma en que la gente rece, el rabino Bogard, de la Congregación Reformista Central, dijo que era importante tener en cuenta que “hay algunas personas que se sienten muy solas y no tienen amigos o familiares con los que reunirse”.

Para ellos, dijo, es importante tender la mano y asegurarse de que se sientan conectados.

FuenteNoticias de Israel

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLeshono Toivo
Artículo siguienteNuevo espacio de apoyo a la comunidad mexicana y latina en Israel