En la estación de trenes de Jerusalem, nos podemos encontrar con esto:

Un librero, con libros, obviamente, y puedes tomar los que quieras, y también puedes dejar los que quieras.

De esta forma, esperar a que llegue tu tren, es un poco más placentero.

No en vano somos: "El pueblo del libro".

1

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorOlvidar Auschwitz
Artículo siguienteLa vejez ha llegado