Diario Judío México - Un destacado funcionario judío brasileño dio su aprobación a la participación de un grupo en el de San Pablo que se presentaba con esvásticas y reflejó un espectáculo que aumentó la ira de la comunidad judía en la década de 1990.

Unos 100 bailarines de la escuela de samba Vai-Vai usaron disfraces con esvásticas en el de San Pablo, uno de los festivales más popular de Brasil y una de las celebraciones más grandes del mundo. Siguiendo el calendario lunar, este año se celebra del 21 al 26 de febrero, 40 días antes del domingo de Pascua.

Las esvásticas tenían una franja diagonal negra en ellas, que era difícil de ver desde lejos.

“Fue una evaluación crítica, una de desaprobación y condena del nazismo. No hay connotación que involucre a la comunidad judía o que alabe al nazismo ”, argumentó Luiz Kignel, presidente de la federación judía de Sao Paulo, quien visitó la sede del grupo horas después del desfile del domingo.

Kignel distribuyó un mensaje de voz a varios grupos de WhatsApp de temática judía para aclarar el posicionamiento de la federación. Destacó que el mensaje de Vai Vai era sobre las profecías de Nostradamus, incluida una que supuestamente es una referencia al nazismo.

«Para nosotros, los judíos, siempre es impactante ver una esvástica, pero para los no judíos es un hecho histórico», agregó Kignel, según consignó el diario The Times of Israel. El mismo traje de Vai-Vai fue criticado por grupos judíos en 1999.

Las controvertidas carrozas de que involucran a judíos y el Holocausto no son raras en los desfiles de brasileños, pero en la mayoría de los casos, los funcionarios judíos han tenido éxito en eliminar las figuras o carrozas antisemitas antes de que los desfiles se vean en una transmisión de televisión en vivo, que es visto por unos 208 millones de brasileños y llega a unos 2 mil millones de espectadores en todo el mundo.

Hubo otro componente de temática judía en el de este año: las estrellas de David y las menorah aparecieron en los trajes de los bailarines Beija-Flor, de una de las mejores escuelas de samba de Río, conocida por sus temas controvertidos y disfraces ostentosos.

Helio Koifman, el líder judío de la Fraternidad Cristiana-Judía en Río, se unió a otras 19 personas de diferentes religiones en el desfile de la escuela de samba Mangueira para difundir un mensaje contra la intolerancia religiosa.

«Los judíos, que hemos sido las personas más perseguidas a lo largo de la historia, nos asociamos con el mensaje de libertad religiosa para todas las religiones», dijo a la Agencia Judía Telegráfica.