Las heridas parecen no sanarse a posteriori de la cancelación por parte del seleccionado argentino al amistoso frente a su par israelí, que iba a disputarse el pasado 9 de junio en la ciudad de Jerusalem. Tras el debut del equipo liderado por en el que empató 1 a 1 frente a Islandia, el ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, aprovechó la oportunidad para expresarse sagazmente.

En el minuto 64, perdió la oportunidad de desempatar el partido cuando el arquero islandés Hannes Halldorsson le atajó un penal a Messi.

“En el partido de frente a Islandia se vio cuánto necesitaba un entrenamiento frente a Israel”, arrancó el responsable de los asuntos de Defensa y Seguridad en Israel. “Bien por Islandia, pequeño país de 350 mil habitantes con un gran seleccionado”, cerró el mensaje.

El partido entre e se debió haber disputado el 9 de junio en Jerusalem, en medio de la alta tensión entre israelíes y palestinos por la decisión de Estados Unidos de trasladar su embajada a esa ciudad. Cabe destacar, que inicialmente el encuentro había sido programado para jugarse en Haifa, una ciudad costera, al norte del país.

Tras una intensa campaña de presión que culminó con una manifestación frente al hotel que hospedaba a los jugadores argentinos en Barcelona, la Asociación del Fútbol de Argentina (AFA) analizó la situación y decidió anular el amistoso.