Diario Judío México - Enmascarados durante siglos por el hollín de las velas y últimamente por los andamios, las obras de la Iglesia de la Natividad de se han restaurado a tiempo para la .

Durante los últimos 15 meses, los expertos han limpiado y reparado los fragmentos de las obras maestras del siglo XII, conservando 125 m² de lo que una vez fueron 2.000 m² de oro y vidrio relucientes.  El resto ha sido consumido por el desgaste, la humedad, las guerras y los terremotos.

Ahora las piezas restauradas brillan en las paredes blancas de la iglesia en la ciudad cisjordana de , que marca el lugar de nacimiento de Jesús.

Sobre la nave hay siete ángeles enmarcados en oro que parecen haber aterrizado en una alfombra de vívida hierba verde. Cada uno se coloca entre ventanas que simbolizan la luz divina. Uno de los ángeles fue descubierto durante el trabajo de restauración debajo de una capa de yeso.

Una de las figuras de ángeles parcialmente destruidas se restauró con materiales diferentes al original para no engañar a los futuros arqueólogos.

Ibrahim Abed Rabbo, un ingeniero de la Autoridad Palestina, dijo que la transformación causada por la restauración es sorprendente. “Cuando se ingresaba a la iglesia antes, ni siquiera podías distinguir que había mosaicos, era tan negro”, dijo.

En una rareza para el período, las obras fueron firmadas por los artesanos responsables, recalcó Abed Rabbo.

En el coro de la iglesia, el visitante ahora puede ver una imagen de Santo Tomás, incrédulo ante la resurrección, metiendo su dedo en la herida de Cristo de su crucifixión. En otra parte está la entrada triunfal de Jesús a Jerusalem el domingo de Ramos.

El padre Asbed Balian es el principal clérigo de la iglesia armenia en la basílica, donde los derechos de propiedad se comparten con las religiones católica romana y ortodoxa griega.