Diario Judío México - Artefactos judíos, incluyendo antiguos rollos de la Torah de una de las sinagogas más antiguas del mundo, han desaparecido de la capital en medio del tumulto de la guerra civil en curso, con algunos objetos preciosos que supuestamente afloran en el exterior.

En esta foto de archivo del 20 de abril de 2008, judíos sirios celebran la Pascua en la sinagoga al-Firenj en el centro de Damasco, Siria. (AP Photo / Bassem Tellawi, Archivo)
En esta foto de archivo del 20 de abril de 2008, judíos sirios celebran la Pascua en la sinagoga al-Firenj en el centro de , . (AP Photo / Bassem Tellawi, Archivo)
Los activistas dicen que los artefactos, trasladados de la ahora destruida sinagoga Jobar en el suburbio oriental de Ghouta, en , cuando fueron tomados por los rebeldes, supuestamente fueron resguardados para evitar robos y daños en 2013, pero dos veces desde entonces los funcionarios locales han descubierto que algunos están desaparecidos.

Dicen que el archivo principal faltante contenía rollos de la Torá escritos en cuero de gacela, tapices y candelabros, y un consejo local lo entregó a una milicia para que lo custodiara cuando los rebeldes entregaron el vecindario a las fuerzas gubernamentales a principios de este año. Ese grupo, la brigada de inspiración islamista Failaq al-Rahman, más tarde dijo que no estaba en posesión de los artículos luego de que el consejo llegara a una nueva base rebelde en el norte de después de evacuar a principios de este año.

Otro grupo de objetos parece haber sido sustraído por un guardián sirio encargado por el consejo local para esconder los artículos en su casa. El hombre, a quien los oficiales involucrados declinaron nombrar, desapareció con los artefactos en 2014 antes de que supuestamente resurgiera en Turquía.

Los activistas dicen que el robo de antigüedades abunda en , y algunos incluso arrojan dudas sobre si los artículos faltantes, incluidos los valiosos rollos de la Torah, eran incluso obras originales.

“Algunos de los artículos que desaparecieron en 2014 y este año han comenzado a emerger ahora en Turquía”, dijo un activista que vivió cerca de la sinagoga toda su vida hasta que huyó del área en marzo después de una aplastante ofensiva gubernamental. El hombre, que se conoce con el nombre de Hassan al-Dimashqi, dijo que los ataques aéreos y el bombardeo subsiguiente del gobierno destruyeron la mayor parte de la sinagoga y el vecindario circundante, aunque algunos de los pilares del edificio permanecen en pie.

La sinagoga, también conocida como Eliyahu Hanavi, es uno de los pocos lugares de culto judío en que funcionaba hasta poco antes de que comenzara el conflicto en marzo de 2011. Los residentes del barrio recuerdan que menos de una docena de judíos, la mayoría de ellos mayores de 50 años, venía silenciosamente una vez a la semana para orar.

Videos y fotografías de la sinagoga tomadas antes de la guerra muestran una sala principal de arcos con asientos y tapices. Lámparas y candelabros cuelgan del techo, así como una piedra de mármol con escritura en árabe, hebreo y latín.

Durante una visita de un fotógrafo de Associated Press a la sinagoga en enero de 2000, Youssef Jajati, un líder de la comunidad judía en Siria en ese momento, mostró los rollos de la Torá almacenados en un recipiente de plata dentro del Arca Santa de la sinagoga.

Al-Dimashqi dijo que durante meses después de que los rebeldes se apoderaran del vecindario en 2013, la sinagoga estaba protegida por la principal fuerza local en Jobar, conocida en ese momento como la Brigada Haroun al-Rashid. Más tarde ese año, los funcionarios locales formaron un comité que decidió vaciar el edificio y ocultar sus contenidos, agregó.

En esta foto de archivo del 21 de enero de 2000, Youssef Jajati, un líder de la comunidad judía en Siria, apunta a los rollos de la Torá conservados en un contenedor de plata en la sinagoga Jobar en Damasco. (AP Photo / Bassem Tellawi, Archivo)
En esta foto de archivo del 21 de enero de 2000, Youssef Jajati, un líder de la comunidad judía en Siria, apunta a los rollos de la Torá conservados en un contenedor de plata en la sinagoga Jobar en . (AP Photo / Bassem Tellawi, Archivo)

Algunos funcionarios locales dicen que el hombre que desapareció en 2014 llegó a Europa y los artefactos que tomó terminaron en , según al-Dimashqi, aunque su destino final y el de las antigüedades siguen siendo desconocidos.

El paradero de los artículos confiados a Failaq al-Rahman no ha sido verificado, aunque al-Dimashqi y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, un monitor de guerra, dicen que algunas de las piezas, incluyendo alfombras, candelabros y registros históricos, aparecieron en Turquía.

Los medios estatales turcos informaron en mayo que las autoridades habían detenido a cinco personas en el noroeste del país que intentaban vender dos antiguos rollos de la Torah por 8 millones de liras turcas (1,7 millones de dólares). Dijo que los manuscritos estaban escritos en cuero de gacela.

Maamoun Abdul-Karim, quien hasta hace poco era el director general de antigüedades y museos de Siria, instó públicamente a los turcos a verificar la autenticidad de los manuscritos. En la década de 1990, circularon en rumores de que los originales habían sido robados, cambiados con copias y contrabandeados a , agregó.

En esta foto de archivo del 20 de abril de 2008, judíos sirios celebran la Pascua en la sinagoga al-Firenj en el centro de Damasco, Siria. (AP Photo / Bassem Tellawi, Archivo)
En esta foto de archivo del 20 de abril de 2008, judíos sirios celebran la Pascua en la sinagoga al-Firenj en el centro de , Siria. (AP Photo / Bassem Tellawi, Archivo)

Failaq al-Rahman ha negado tener algún papel en la desaparición de los artefactos, desafiando a los acusadores a presentar pruebas que demuestren lo contrario. Mientras tanto, dos funcionarios del Consejo Local de Jobar, que inicialmente había organizado el escondite de los artefactos, se negaron a hablar con la AP, temiendo por su seguridad.

En la Edad Media, Siria albergaba uno de los poblados judíos más grandes del mundo, y la mayoría vivía en el área de Damasco. La comunidad se remonta a la estancia de Eliyá en Damasco hace casi 3.000 años, pero la vida judía floreció en la ciudad después de 1099, cuando los ejércitos cristianos conquistaron Jerusalem en la Primera Cruzada y masacraron a los habitantes de la ciudad. Los historiadores dicen que 50,000 judíos huyeron a Damasco, haciendo que casi uno de cada tres damascenos sean judíos casi de la noche a la mañana. Algunos se convirtieron en ministros y asesores del gobierno, y la comunidad creció a alrededor de 100,000 para el final del siglo XX.

Decenas de miles de judíos huyeron después de la creación de en 1948, mientras que otros detenidos en Siria contra su voluntad finalmente emigraron una vez que se les permitió hacerlo cuando comenzaron las conversaciones de paz en Oriente Medio en la década de 1990.

Siria ha acusado a , con el que ha estado en estado de guerra durante 70 años, de robar los artefactos con la ayuda de Turquía, un enemigo más reciente. El embajador de Siria ante las Naciones Unidas, Bashar al-Ja’afari, publicó la acusación con una carta en marzo, diciendo que los servicios de inteligencia de los dos países trabajaron con los rebeldes para pasarlos de contrabando a Estambul, donde los expertos los confirmaron como “extremadamente valiosos” y luego a Nueva York.

niega la participación y acusa a Siria de tratar de distraer la atención mundial de la guerra civil.