Diario Judío México - “No queremos dejar a la lengua judeoespañola sola. No deberíamos nunca olvidar que hay hablantes allí afuera (se cuentan en miles) que siguen siendo usuarios competentes del judeoespañol (tanto por escrito como de forma oral, o en ambas), y quienes la usan lo hacen con acciones comunicativas intencionadas ya que ellos intentan crear un sentido de identidad lingüística compartida”, más que enfocarse a la noción del discurso moribundo.  Parece que hay manos extendidas en la dirección adecuada desde un número de agentes interesados en la revitalización del judeoespañol. En un lado, hay hablantes a lo largo de todo el mundo que lo utilizan en las comunicaciones en red en el día a día. Por otro lado, la Autoridad Nacional Israelí para el Ladino y su Cultura ha hecho esto parte de su agenda oficial no solo para documentar esta lengua sino también para introducir la enseñanza del judeoespañol en la educación general en , lo que la hace disponible a un amplio espectro de audiencia interesada. Y, finalmente, los académicos europeos, que ven el judeoespañol como una lengua europea minoritaria, y que están preparados para tomar parte en una investigación transdisciplinaria multilateral a través de un diálogo comprometido y prolongado que puedan contribuir a restaurar y expandir diferentes dominios comunicativos de esta lengua para satisfacer las necesidades de un número de académicos y de comunidades legas de interés a través del mundo.”

 

He aquí algunas de las conclusiones de la profesora Jelena Filipovic, jefa del Departamento de Estudios ibéricos de la Facultad de Filología de la Universidad de Belgrado, Vicedecana de Ciencias de la misma Facultad, y gran conocedora de la cultura sefardí. El judeo-español como lengua social, como resorte literario, y como signo de identidad e incluso de género, son algunos de los argumentos de sus escritos. En esta ocasión se referirá al escritor Ivo Andric, autor entre otras de la memorable “Un puente sobre el Drina”.

 

La Asociación Cultural Hispano-Serbia Ivo Andric, la Embajada de Serbia en España, y Centro Sefarad- colaboran en una iniciativa que dará a conocer los estudios de la profesora Filipovic en su propia voz así como dar a conocer la historia y la actual composición de las comunidades sefardíes de Serbia. Al final del acto se ofrecerá una copa de vino.

 

25 de octubre, 2017, 19.00 horas
Palacio de Cañete (Mayor, 69)
Acceso gratuito hasta completar aforo