había sido encarcelado en por cargos de espionaje en 2009 y recién en 2014 pudo ser liberado a cambio de la mediación del ex presidente Barack Obama. Hoy, con 68 años, Gross vive en Tel Aviv con su esposa Judy y expresa su deseo de cambiar la situación política: "Si a los judíos no les gusta lo que está sucediendo en Israel, la solución es inmigrar a y votar".

Hace dos años y medio, el ex presidente estadounidense Barack Obama anunció la renovación de las relaciones con después de un estancamiento de más de 50 años. Al margen del anuncio, Obama anunció un acuerdo de intercambio de prisioneros en el cual Alan Gross, un judío de Maryland que trabajaba en como empleado de una organización humanitaria y construyó infraestructuras de Internet, fue devuelto a Estados Unidos.

Gross fue arrestado en 2009 por cargos de contrabando a de sofisticados equipos tecnológicos para socavar al gobierno, y fue sentenciado a 15 años de prisión. Sin embargo, solo permaneció cinco.

El hombre de 68 años reveló el trauma que sufrió durante su encierro: "Me amenazaron con arrancarme las uñas y colgarme, perdí 50 kilos y cinco dientes por falta de nutrición". Además confesó que para mantenerse en forma, caminaba en círculos en su celda en un hospital militar en La Habana, donde había sido encarcelado.

En mayo pasado y luego de tres años y más de 60 visitas, la familia Gross finalmente recibió el permiso para inmigrar a bajo la Ley de Retorno. La pareja, que ahora vive en Tel Aviv, tiene una hija que vive con su pareja en Jerusalem, y otra hija que vive en Oregon.

Gross agregó que le gusta caminar por las calles de Tel Aviv y afirmó que una de las razones de su inmigración a era el deseo de cambiar la situación política: "Si a los judíos no les gusta lo que está sucediendo en Israel, la solución es emigrar A y votar ".

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorIsrael asegura que no quitará los detectores de metales en el Monte del Templo
Artículo siguientePalestinos suspenden contactos oficiales con Israel
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.