La VII edición del Jewish Lorca ha vuelto a apostar por la música como una de las manifestaciones artísticas predilectas de la humanidad gracias a su poder incuestionable de traspasar fronteras. En esta ocasión han querido ir más allá y este viernes proponen hacer un recorrido por el 'Cancionero judío pop del s. XX'. El maestro de ceremonias elegido es el músico catalán afincado en Murcia desde su niñez , más conocido como Manza. «La idea de este concierto exclusivo surge de Miguel Tébar, programador del festival», indica el compositor. Tébar lo llamó, se reunieron y la música se apoderó de la conversación. «Es un show único para el Jewish Lorca donde versionaremos canciones de artistas conocidos de origen hebreo».

Quince son los músicos cuyas composiciones serán interpretadas por Manza, líder de El Octavo Pasajero y de su proyecto en solitario Manza. Artistas que han influenciado a la cultura global como Bob Dylan, Lou Reed o Irving Berlin, autor del villancico popular 'Blanca Navidad'. La oportunidad ha supuesto para Manza una posibilidad única al poder crear un repertorio «bonito y variado» pero también un reto porque normalmente no toca versiones en sus conciertos. «Esta oportunidad me permite hacer un concierto donde puedo jugar con el material de artistas de ese nivel y hacerlo mío, es único», reconoce entusiasmado. Canciones que ha elegido basándose no solo en su influencia a nivel mundial sino también en sus sensaciones. «Lo principal era que sintiera esas canciones porque todos podemos tocarlas. Las he elegido porque he podido llevarlas a mi mundo y a mi forma de ver la música».

El concierto es gratuito –la invitación hay que conseguirla previamente– y tendrá lugar esta noche, a las 22 horas, en el Claustro de la Merced de Lorca, y tocará acompañado de varios músicos con los que ha compartido escenario en otras ocasiones. Ellos son Fredy Cantos (guitarra eléctrica), Toni Marín (bajo eléctrico) y Miguel Ángel Orengo (batería y percusión). Sin embargo, no siempre tuvo claro que fuese a tocar en el formato final. «Fue durante el transcurso de los ensayos donde descubrí el formato que necesitaba» e implicaba directamente a una banda al completo.

'Cancionero judío pop del s. XX' es un viaje a través del tiempo y la música donde no existen las fronteras pero –también– la primera actuación del artista en el Jewish Lorca. Un festival del que había oído hablar como elemento que «promueve la cultura y tiende puentes con la historia de Lorca y del país». Y es precisamente esa capacidad de construir puentes la que atrae al catalán.

«Me interesa que el festival sea capaz de tender puentes porque donde la política, la razón y el diálogo fracasan, la música abre caminos de posibilidades», declara a LA VERDAD antes de reconocer que tras los últimos acontecimientos vividos entre y la franja de Gaza estuvo reflexionando sobre su actuación. «He querido mostrar a artistas judíos que pueden tener posiciones críticas con el estado de ».

Una vez más la cultura unifica lo que la política corrompe. Un espacio atemporal donde no existen las diferencias sino el arte. «La cultura hebrea desde el arte y otros campos ha ayudado al desarrollo de toda la humanidad».

FuenteLa verdad

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorOtto Wartburg, el científico judío y gay a quien Hitler dejó trabajar en paz
Artículo siguienteDescanse en paz Sr. Rubén Chezes Pilizovich Z"L