Diario Judío México - El legado cultural judío y el esfuerzo en la recuperación de sus monumentos, afectados por el descuido, se recordó en la República Checa con motivo del festejo de Tisha b’Av.

El principal día del ayuno y la abstinencia del judaismo conmemora uno de los momentos más trágicos de la historia judía; la destrucción del Primer y del Segundo Templo en Jerusalén y el Éxodo, que obligó a los judíos a errar 40 años por el desierto. El organizador del evento, Pavel Veselý, explicó a la Televisión Checa el propósito del festejo del ‘Día de los Monumentos Judíos’ en la República Checa.

“La idea principal consiste en mostrar al público que los monumentos judíos no se encuentran exclusivamente en Praga, sino que en otras regiones existen también numerosos cementerios judíos y sinagogas que han sufrido momentos difíciles”.

El público pudo visitar este domingo decenas de monumentos judíos a lo largo de la República Checa, cuyas puertas permanecen habitualmente cerradas, y también 15 objetos recientemente restaurados en el marco del proyecto para la revitalización del ‘Diez Estrellas’ (‘Deset hvězd’), financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional.

Una de las sinagogas más antiguas del territorio checo en Heřmanův Městec, foto: ČT24Una de las sinagogas más antiguas del territorio checo en Heřmanův Městec, foto: ČT24 Una de las sinagogas más antiguas del territorio checo se encuentra en el municipio de Heřmanův Městec, en Bohemia del Este. El ‘Día de los Monumentos Judíos’ atrajo a numerosos visitantes, entre ellos al turista israelí Dov Weissglass que apreció el respeto y el cuidado de los monumentos judíos por parte de las instituciones de la República Checa.

La Segunda Guerra Mundial arrasó aproximadamente 70 sinagogas en el territorio checo y otras 105 fueron destruidas durante el régimen comunista. Las que se han conservado, servían a menudo como almacenes y los cementerios acabaron deteriorados.

Dov Weissglass, foto: ČT24Dov Weissglass, foto: ČT24 Hasta la actualidad se han conservado en el territorio checo aproximadamente 200 sinagogas y 370 cementerios judíos, cuya paulatina restauración comenzó después de la Revolución de Terciopelo en 1989. La mayoría de los monumentos pertenece a una de las diez comunidades judías de la República Checa, pero también a los municipios o propietarios privados.

Uno de los inversionistas más importantes de la República Checa respecto a la restauración de los monumentos es la Comunidad Judía de Praga que administra actualmente 30 sinagogas y 175 cementerios a lo largo de la región de Bohemia.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorDescanse en paz el Sr. Noe Daniel Kleiman Toyber Z”L
Artículo siguienteSegún las autoridades alemanas, Turquía financia a Hamas