Hace exactamente 80 años, un grupo de científicos y médicos judíos hambrientos en el recopilaban datos sobre sus pacientes que carecían de alimentos.

Esperaban que su investigación beneficiara a las generaciones futuras a través de mejores formas de tratar la desnutrición, y querían que el mundo supiera de las atrocidades nazis para evitar que algo similar volviera a suceder.

Registraron los sombríos efectos de una falta casi total de alimentos en el cuerpo humano en un libro titulado “Maladie de Famine” (en inglés, “The Disease of Starvation: Clinical Research on Starvation in the Varsovia Ghetto in 1942”) que fue redescubierto recientemente en la biblioteca de la Universidad de Tufts.

“Como científicos que estudiamos el hambre, sus efectos biológicos y su uso como arma de destrucción masiva, creemos que la de cómo y por qué los científicos judíos realizaron esta investigación en condiciones tan extremas es tan importante y convincente como sus resultados”, dijo Merry Fitzpatrick, profesora Asistente de Investigación de Ciencias y Políticas de Nutrición, de la Universidad de Tufts, e Irwin Rosenberg, profesor Emérito de Nutrición y Medicina, Universidad de Tufts.

El médico principal del proyecto clandestino, Israel Milejkowski, escribió el prólogo de los . En él explica:

El trabajo se originó y se llevó a cabo en condiciones increíbles. Sostengo mi pluma en mi mano y la muerte mira fijamente en mi habitación. Mira a través de las ventanas negras de casas tristes y vacías en calles desiertas llenas de posesiones destrozadas y robadas. … En este silencio reinante reside el poder y la profundidad de nuestro dolor y los lamentos que un día sacudirán la conciencia del mundo”.

“Al leer estas palabras, ambos quedamos paralizados, transportados por su voz a un tiempo y un lugar donde el hambre se usaba como arma de opresión y aniquilación mientras los nazis exterminaban sistemáticamente a todos los judíos en sus territorios ocupados. Como estudiosos del hambre, también sabíamos muy bien que este libro cataloga muchas de las justificaciones de las Convenciones de Ginebra de 1949, que hicieron del hambre a los civiles un crimen de guerra”, comentan Fitzpatrick y Rosenberg.

Un expediente médico desafiante
A los pocos meses de su invasión de Polonia en 1939, las fuerzas nazis crearon el infame . En su apogeo, se requirió que más de 450 mil judíos vivieran en esta pequeña área amurallada de aproximadamente 1.5 millas cuadradas (3.9 kilómetros cuadrados) dentro de la ciudad, sin poder salir ni siquiera para buscar comida.

Aunque a los alemanes en Varsovia se les asignó una ración diaria de unas 2 mil 600 calorías, los médicos del gueto estimaron que los judíos solo podían consumir unas 800 calorías al día en promedio a través de una combinación de raciones y contrabando. Eso es aproximadamente la mitad de las calorías que consumieron los voluntarios en un estudio sobre el hambre realizado cerca del final de la Segunda Guerra Mundial por investigadores de la Universidad de Minnesota, y menos de un tercio de las necesidades energéticas promedio de un hombre adulto.

Cuando los nazis designaron el distrito del Gueto de Varsovia, encerraron dos hospitales, uno para adultos judíos y otro para niños judíos. A los hospitales se les permitió continuar tratando a los pacientes con cualquier recurso que pudieran obtener, pero a los judíos en general se les prohibió realizar investigaciones. Sin embargo, a partir de febrero de 1942, un grupo de médicos judíos del gueto desafió a sus captores reuniendo meticulosamente y en secreto datos y observaciones sobre múltiples aspectos biológicos de la inanición.

Luego, el 22 de julio de 1942, las fuerzas nazis entraron en el gueto y destruyeron los hospitales y otros servicios críticos. Los pacientes y algunos de los médicos fueron asesinados en el acto o deportados para ser gaseados, sus laboratorios, muestras y parte de su investigación fueron destruidos.

Con su propio fallecimiento acercándose, los médicos restantes pasaron las últimas noches de sus vidas reuniéndose en secreto en los edificios del cementerio, transformando sus datos en una serie de artículos de investigación. Para octubre, mientras le daban los toques finales al libro, ya habían sido gaseados unos 300 mil judíos del gueto. Los propios datos de los médicos mostraron que otros 100 mil habían muerto por hambre forzada y enfermedades.

Con las deportaciones finales de los pocos judíos sobrevivientes en marcha y su propia muerte inminente, Milejkowski escribió sobre el vacío oscuro y bostezante del gueto en ese momento y las horribles condiciones en las que los médicos habían trabajado para realizar y registrar la investigación.

Milejkowski tuvo palabras no solo para el lector, sino también para sus queridos colegas, muchos de los cuales ya habían sido ejecutados.

“Qué puedo decirles, mis queridos colegas y compañeros de miseria. Eres parte de todos nosotros. La esclavitud, el hambre, la deportación, esas figuras de muerte en nuestro gueto también fueron tu legado. Y tú, por tu trabajo, podrías darle al secuaz la respuesta ‘Non omnis moriar’, [No moriré del todo]”.

El acto de resistencia del equipo a través de la ciencia fue su forma de sacar algo bueno de una situación malvada, para mostrarle al mundo la calidad del médico judío, pero sobre todo para desafiar la intención de los nazis de borrar su existencia.

Con la muerte llamando a la puerta, los médicos sacaron de contrabando su preciada investigación del gueto a un simpatizante que la enterró en el cementerio del hospital de Varsovia. Menos de un año después, todos menos unos pocos de los 23 autores estaban muertos.

Inmediatamente después de la guerra, el manuscrito fue desenterrado y llevado a uno de los pocos autores sobrevivientes, el Dr. Emil Apfelbaum, y al Comité de Distribución Conjunta Estadounidense en Varsovia, una organización benéfica cuyo objetivo principal en ese momento era ayudar a los sobrevivientes judíos. Juntos, hicieron las ediciones finales e imprimieron los seis artículos supervivientes, encuadernándolos en un libro junto con las fotos tomadas en el gueto. Apfelbaum murió solo un par de meses antes de la impresión final, destrozado por sus años en el gueto.

En 1948 y 1949, el American Joint Distribution Committee difundió 1000 copias de la traducción al francés a hospitales, facultades de medicina, bibliotecas y universidades de los EU. Era una copia humilde y desmoronada de este libro que esperaba ser “redescubierta” unos 75 años después en el sótano de una biblioteca de la Universidad de Tufts.

Las sombrías descripciones del libro
Basada en las observaciones de miles de muertes por inanición, esta investigación del proporciona información sobre la progresión biológica de la inanición que los científicos apenas comienzan a comprender.

Por ejemplo, muchos residentes del que murieron de hambre estaban libres de enfermedades. Los investigadores del ghetto encontraron que mientras que un cuerpo por lo demás saludable disminuía debido al hambre aparentemente tenía una menor necesidad de vitaminas, la necesidad de ciertos minerales permanecía. Vieron pocos casos de escorbuto (deficiencia de vitamina C), ceguera nocturna (deficiencia de vitamina A) o raquitismo (deficiencia de vitamina D). Pero sí vieron osteomalacia significativa, un ablandamiento de los huesos, ya que el cuerpo los extrajo para sus reservas de minerales.

Cuando los doctores proporcionaron azúcar a los severamente desnutridos, sus células hambrientas de energía la absorbieron rápidamente. Esto demostró que la capacidad de absorber y usar energía rápidamente se mantuvo hasta el final, lo que sugiere que la energía era el factor más importante en la inanición, no otros micro o macronutrientes.

“Cada una de estas observaciones nos invita como científicos a explorar más. Y con estas lecciones podemos esperar prevenir muertes o daños a largo plazo por inanición a través de un mejor tratamiento para las personas con desnutrición severa”, afirman los científicos.

“Como científicos que estudian el hambre hoy en día, sería impensable y poco ético matar de hambre a las personas para aprender cómo se ajusta y cambia el cuerpo humano durante las etapas finales de la inanición extrema. Incluso si los investigadores se adentran en una población afectada por la hambruna para aprender sobre la inanición, inmediatamente tratan a las víctimas, borrando el objeto mismo de su investigación”, detallan.

En parte como resultado de la experiencia del gueto de Varsovia, las Convenciones de Ginebra tipificaron como delito la hambruna masiva intencional, fortalecida aún más por una resolución del Consejo de Seguridad de la en 2018. Sin embargo, este aspecto inhumano de la guerra permanece hasta el día de hoy, como lo demuestra eventos actuales en Ucrania y Tigray, Etiopía.

Aunque “Maladie de Famine” nunca se ha perdido u olvidado por completo, las lecciones de la investigación de los médicos se han desvanecido en la semioscuridad. Ocho décadas después de la destrucción que puso fin a sus estudios, esperamos arrojar una luz renovada sobre este trabajo y su impacto duradero en la comprensión de los médicos sobre la inanición y cómo tratarla. Los datos y observaciones únicos sobre la hambruna severa que los médicos del gueto de Varsovia, a pesar de su propio sufrimiento, presentaron en este precioso libro pueden incluso ahora ayudar a proteger a otros de ese mismo destino.

FuenteEl Imparcial

5 COMENTARIOS

  1. Solo lágrimas ante tanto sufrimiento y dolor ,sin duda alguna un abnegado trabajo en pos de la humanidad gracias por dar a conocer tanta maldad,pero en medio de ella la medicina se alza con una voz potente,de verdad muchas gracias

  2. Experiencia invaluable dentro de todo el horror nazi, emociona hasta las lágrimas la labor que estos medicos hicieron en su propio devenir por la miseria, esclavitud, denigración del campo de concentracion. Sería valiosos poder tener acceso a la lectura cabal del testo. Desde Arica, Chile, Cristina Isabel, profesora jubilada.

  3. Sucumbe hasta el Alma ! Lleno de dolor y emociones de tristeza , entender que la labor de ser medico es porque tiene en su etica el ver por el bienestar de la humanidad , a pesar del dolor que conlleva el propio sufrimiento !
    Admirable ! Sea para Luz de toda la Humanidad dejar de lado las Guerras y el Dolor !
    Saludos

  4. Se estruja el corazon, que increible los medicos e investigadores que dejan testimonio a la humanidad. Testimonio de la grandeza del pueblo Judio.

  5. …Como contener las lagrimas leyendo este articulo…? Y que ejemplo increible el de estos medicos e investigadores, que no pierden su conciencia humana y su sentido de responsabilidad cientifica!!
    Gracias por incluir este articulo tan importante.

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior¿Qué es la depresión?
Artículo siguiente«Imagen de la victoria», la película de Netflix que revive la Guerra de la Independencia de Israel