Así, el canal 9 de se pregunta que a “ lo espera una pesadilla dentro de dos semanas”, puesto que el ministro de Defensa de , Serguéi Shoigú, anunció que los sistemas se entregarán a en un plazo de dos semanas.

Por su parte, el medio The Jerusalem Post señala que los sistemas S-300 permitirán modernizar significativamente la defensa aérea de gracias a su largo alcance y la capacidad de derribar no solo aviones, sino también misiles balísticos a una distancia de hasta 300 kilómetros.

Al fin y al cabo, hasta ahora la defensa aérea de estaba dotada principalmente de “sistemas soviéticos anticuados” junto con otros complejos tácticos más avanzados, destaca el medio.

A pesar de que la entrega del avanzado sistema de misiles antiaéreos a no garantizará su seguridad, sí que complicará la vida de las Fuerzas Aéreas íes e “ tendrá que pensárselo dos veces antes de un nuevo ataque”, señala el medio Haaretz.

Al mismo tiempo, el medio Ynetnews está de acuerdo con este pronóstico y reitera que la entrega de los sistemas S-300 a es una mala noticia para Israel. Con ello, el medio destaca que la automatización de los sistemas de defensa aérea y la implementación de modernos medios de lucha radioelectrónica aumentará la velocidad de reacción.

Ello interferirá con las operaciones de los cazas, misiles y drones israelíes, lo que limitará la libertad de acción de la aviación de en .

El 24 de septiembre, el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, anunció unas medidas para mejorar la seguridad de los militares rusos en en respuesta al derribo del Il-20, del cual responsabiliza a Israel. Entre ellas está la transferencia del complejo S-300 a en las próximas dos semanas.

El ministro señaló que en 2013, a pedido de Israel, suspendió los suministros de los S-300 a Siria, pero ahora la situación ha cambiado, y no es culpa de Rusia.

Todavía en 2010, firmó un contrato para la entrega de los S-300, pero el acuerdo se suspendió. En mayo de 2018, el exministro de Defensa de Israel, Moshe Yaalon, confirmó a Sputnik que no quería que contara con los sistemas antiaéreos S-300 y usó sus canales de comunicación para prevenir los suministros.

Los israelíes temían que los nuevos misiles antiaéreos no solo limitaran la libertad de las operaciones de la Fuerza Aérea de en el espacio aéreo de los países vecinos, sino que también permitieran a los sirios controlar casi todos los cielos de Israel. Los israelíes explican la necesidad de actuar libremente en por la presencia de las fuerzas iraníes en el territorio del país árabe.

El Kremlin comentó, por su parte, que la respuesta de al derribo de su avión de reconocimiento Il-20 en el espacio aéreo sirio no está encaminada contra terceros países.