El Gobierno de México hizo hoy un "enérgico llamado" a Israel y Palestina para que "pongan fin de inmediato a las agresiones y a todo acto de violencia" en la Franja de Gaza.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) condenó en un comunicado "el uso de la fuerza y la operación militar en la Franja de Gaza, que han causado más de 170 personas fallecidas, más de mil 200 heridas y miles de desplazados, incluyendo mujeres y niños".

México exigió el respeto a las disposiciones al derecho internacional humanitario, en especial las vinculadas con "la protección de la población civil".

El Gobierno de Enrique Peña Nieto pidió a ambas partes "abstenerse de realizar acciones hostiles que afecten a la población palestina e israelí" y que incrementen el conflicto en esa región.

Además, llamó a restituir "a la brevedad" el cese al fuego declarado en noviembre de 2012.

El Gobierno mexicano insistió en la necesidad de que Israel y Palestina logren, a través de "pláticas directas", una solución al problema de fondo en la zona, garantizado el derecho de las dos partes "a vivir en paz, con seguridad y dentro de fronteras internacionalmente reconocidas".