Varias docenas de octogenarios, protegidos contra el frío, charlaban en ruso y hebreo mientras recogían montones de zanahorias, cebollas y toronjas en un patio de Jerusalén.

Casi todos sobrevivientes del Holocausto, estaban recogiendo donaciones de alimentos y mantas de invierno antes de que una tormenta de nieve azotara la ciudad en vísperas del Día Internacional de Conmemoración del Holocausto.

se estableció en 1948 como un refugio para judíos tras el Holocausto, y hace grandes esfuerzos para recordar a los 6 millones de judíos víctimas del genocidio nazi y honrar como héroes a los que sobrevivieron.

Sin embargo, entre los aproximadamente 165.000 sobrevivientes de Israel, aproximadamente uno de cada tres vive en la pobreza, según un grupo de defensa de los sobrevivientes. Aunque los sobrevivientes reciben estipendios del gobierno, muchos aún dependen de las donaciones de alimentos organizadas por organizaciones benéficas israelíes como Chasdei Naomi.

“Quien realmente necesita ser responsable de cuidar a los sobrevivientes del es el estado de Israel. Desafortunadamente, eso no existe”, dijo Tshuva Cabra, directora de donaciones del grupo.

El personal y los voluntarios de la organización benéfica distribuyeron paquetes de alimentos, flores y chocolates a los sobrevivientes empobrecidos en Jerusalén el miércoles. “Si no estaremos allí para ellos, ¿quién lo hará? Es realmente triste que solo las ONG se pongan de pie y actúen”, dijo.

El día de conmemoración internacional del jueves marcó el 77 aniversario de la liberación del campo de exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau en Polonia. Se estima que un tercio de los judíos del mundo fue aniquilado por la Alemania nazi y sus aliados. Después de la guerra, cientos de miles de sobrevivientes se dirigieron al recién establecido.

Con cada año que pasa, el número de supervivientes del sigue disminuyendo y, con ello, la conexión viva del país con quienes sufrieron una de las mayores atrocidades de la historia moderna. La Autoridad de Derechos de los Sobrevivientes del Holocausto, un departamento gubernamental, dijo que más de 15,000 sobrevivientes murieron en 2021.

El Centro de Organizaciones de Sobrevivientes del en Israel, un grupo paraguas que representa a 50 organizaciones que ayudan a los sobrevivientes del Holocausto, dijo que alrededor de un tercio de los sobrevivientes del en viven en la pobreza.

Muchos de los más indigentes emigraron a en la década de 1990 desde la antigua Unión Soviética después de su disolución. Llegaron con pocos recursos, tuvieron dificultades para aprender un nuevo idioma a una edad avanzada y muchos lucharon por establecer redes sociales.

“Durante la guerra, fue muy difícil para los judíos. Los judíos sufrieron de los nazis. Huimos e hicimos todo lo que pudimos para sobrevivir”, dijo Paulina Perchuk, una inmigrante ucraniana de 83 años. “Espero que no vuelva a suceder en el mundo”.

Colette Avital, exdiplomática israelí y sobreviviente del que dirige el Centro de Organizaciones de Sobrevivientes del en Israel, dijo que si bien la actitud del gobierno ha mejorado, “la manta es corta y eso no es suficiente”. Ella dijo que hay un amplio apoyo público para los sobrevivientes, pero que el gobierno necesita brindar más asistencia.

El Ministerio de Igualdad Social de dijo que entregó unos $1.2 mil millones en apoyo a los sobrevivientes del en 2021. Un poco más de 50.000 sobrevivientes reciben estipendios mensuales de entre $800 y $2.000 por mes, mientras que alrededor de 15.500 reciben $3.600 debido a una discapacidad más grave.

Pero para muchos, esas sumas no son suficientes para llegar a fin de mes, ya que el costo de vida en continúa disparándose. La organización benéfica Chasdei Naomi dice que proporciona alimentos a 10.000 sobrevivientes, una cifra que aumentó en 4.000 desde el comienzo de la pandemia de coronavirus. El año pasado, las solicitudes de asistencia para pagar las facturas de electricidad aumentaron un 40 % junto con la inflación y el aumento del costo de vida en Israel.

Meirav Cohen, ministra de igualdad social de Israel, dijo que su departamento supervisa la “vigilancia final” sobre el bienestar de los sobrevivientes del Holocausto.

“La edad promedio de los sobrevivientes del es de 85 años”, dijo en un comunicado emitido por su oficina. “Estos son los últimos años que tenemos para atenderlos, para permitirles envejecer con dignidad y documentar lo más posible de sus historias, porque muy pronto no quedará nadie para contarlas”.

Su oficina rechazó una solicitud de entrevista.

El recuerdo del sigue siendo una piedra angular de la identidad israelí. Un gran porcentaje del país está formado por sobrevivientes y generaciones de sus descendientes. El país celebra su propio Día de Conmemoración del cada primavera. Los dignatarios extranjeros que visitan el país rinden homenaje a los judíos asesinados en el en Yad Vashem, el Centro Mundial para el Recuerdo del en Jerusalén, que sirve como centro conmemorativo y de investigación.

A principios de semana, el primer ministro Naftali Bennett dijo que el gobierno asignaría casi $10 millones en fondos adicionales a Yad Vashem para ayudar a “preservar la memoria del en y el mundo”. Eso marcó un salto de casi el 20% en el presupuesto anual de la institución en 2020, del cual el gobierno israelí financió más de un tercio.

Avital elogió al gobierno por asignar más fondos a Yad Vashem, pero agregó que “el bienestar de los sobrevivientes del Holocausto debe anteponerse a cualquier otra cosa”.