Recuperado de una aparatosa caída que lo envió al hospital en 2020, el cantautor español afirmó este martes sentirse bien de salud, pero descartó volver a los escenarios hasta que la gente pueda beber, fumar y estar sin mascarilla en los conciertos.

"Me siento bien, pero yo no pienso volver a los escenarios mientras la gente esté con cubrebocas, o no pueda levantarse, o no pueda fumar o tomar una copa", afirmó el artista de 72 años en un evento en su honor en el Instituto Cervantes en Madrid.

"Y me temo que eso no será, sobre todo en América Latina, que está peor, hasta dentro de un año y medio por lo menos, pero sí volveré", prosiguió el cantante de "Y Sin Embargo" y "Calle Melancolía".

Durante un concierto en la capital española en febrero de 2020, Sabina se cayó del escenario y debió ser hospitalizado por más de una semana. Estuvo en cuidados intensivos y fue intervenido para removerle un hematoma intercraneal. En años recientes, otras afecciones de salud lo llevaron a cancelar o posponer recitales.

"Me siento bien, pero yo no pienso volver a los escenarios mientras la gente esté con cubrebocas, o no pueda levantarse, o no pueda fumar o tomar una copa".
Joaquín Sabina,
cantautor

Pero Sabina dijo estar actualmente bien de salud e incluso celebró "haber sobrevivido a todas estas maldades que nos han asolado", en referencia al Covid-19, que dijo no haber padecido hasta ahora.

"Me he portado como un ciudadano ejemplar, no he salido, he llevado mi mascarilla, (aunque) he seguido fumando y bebiendo", confió entre risas. También poeta y pintor, Sabina dijo estar "moderadamente en paz" consigo mismo, al reflexionar sobre su larga vida artística.

"Estos días pensaba que he escrito un libro, he tenido dos hijas y hasta trasplanté un olivo; en realidad no me falta nada", señaló. "He llegado a los 72 años y aún no me considero un hijo de puta y con eso me basta".

Ataviado con sombrero, anteojos oscuros y chaqueta negra de cuero, Sabina acudió al Instituto Cervantes para depositar un legado en un voluminoso cofre metálico, en el sótano de la sede mundial de la institución.

La donación incluyó su colección completa de la revista literaria argentina Sur, que durante el Siglo XX contó con colaboradores de la talla de Jorge Luis Borges, Octavio Paz, Federico García Lorca y Gabriel García Márquez. También entregó el manuscrito de la letra de su canción "Soledad", varias pinturas y libros de sonetos.

FuenteEl Norte

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa Nueva Caballería Andante. Capítulo 56
Artículo siguienteConociendo el conocimiento