La ministra de Cultura, Miri Regev, viajó a para “unas vacaciones familiares privadas”, anunció su oficina. Se trata de la primera vez que un miembro del Gabinete visita la isla centroamericana desde que rompió relaciones diplomáticas con en 1973.

La visita no fue organizada a través del Ministerio de Exteriores y no incluirá ninguna reunión con representantes cubanos, indicaron fuentes allegadas a Regev. Tampoco se aclaró si la ministra se reunirá con representantes de la pequeña comunidad judía local. Pero tanto la Oficina del Primer Ministro como la cancillería fueron informadas del viaje, de una semana y media de duración.

El Ministerio de Exteriores se negó a comentar la visita.

no tiene embajada en Cuba. Canadá representa los intereses de en La Habana, incluyendo la asistencia a la comunidad judía.

A pesar de que no tiene lazos diplomáticos formales, numerosos israelíes realizan negocios con Cuba. El más notable de ellos es Rafi Eitán, ex oficial del Mossad y ex ministro (por el Partido de los Jubilados), quien estableció grandes empresas agrícolas y de construcción en la isla. Numerosos turistas israelíes visitan frecuentemente Cuba; y desde 2003, los judíos cubanos pueden visitar Israel.

La comunidad judía de está conformada por menos de mil almas; frente a los cerca de 30 mil que vivían allí en la década de los cincuenta, cuando numerosos judíos se unieron al éxodo de sus compañeros cubanos que huían del régimen represivo.

En diciembre de 2014, restableció relaciones diplomáticas con La Habana, declarando el fin de décadas de enemistad. En marzo de 2016, Obama se convirtió en el primer mandatario estadounidense en visitar la isla desde 1928.

y fueron los únicos países que apoyaron, durante décadas, el embargo económico a Cuba. Debido a los estrechos vínculos de Jerusalén con Washington, se esperaba que siguiera el camino de la distensión promovido por Obama con Cuba. “No tenemos ningún conflicto con Cuba; la desconexión entre nuestros países es antinatural “, expresó al respecto un funcionario diplomático de Jerusalén.

considera que La Habana es un actor clave en la formación de la opinión pública de la izquierda latinoamericana y, por lo tanto, desea restablecer los lazos diplomáticos. En los años cincuenta y sesenta las relaciones eran cordiales. En aquella época, resistía la presión árabe para cortar lazos diplomáticos, tras la Guerra de los Seis Días de 1967.

En 1973, rompió relaciones con Israel. Aparentemente, la movida no se debió a la guerra de Yom Kipur; sino porque Fidel Castro buscaba la presidencia del Movimiento de los Países No Alineados.

Desde entonces, las relaciones fueron en gran parte amargas.

No obstante al mismo tiempo que las relaciones entre ambos países se deterioraban; el Gobierno de La Habana mantuvo siempre una actitud respetuosa hacia su comunidad judía y combatió el antisemitismo.

En 1975, apoyó la infame Resolución 3379 de las Naciones Unidas que designaba al como una forma de racismo, y que fue revocada por la Asamblea General de la en 1991.

Las declaraciones de Fidel Castro con respecto a no estuvieron exentas de diatribas. En 2010, Castro comparó el trato de hacia los palestinos con el genocidio nazi de los judíos. “La cruz gamada del Führer pareciera ser la bandera hoy de Israel”, manifestó el entonces líder de 83 años.

En 2014, acusó a de “genocidio” en Gaza y calificó a la Operación Margen Protección contra el grupo terrorista islámico Hamás que controla la Franja como una “nueva y repugnante forma de fascismo”.

También sostuvo ese año que el Mossad creó al Estado Islámico con la ayuda del senador norteamericano John McCain: “El senador McCain es el aliado más incondicional de en las marañas del Mossad, algo que ni los peores adversarios habrían sido capaces de imaginar. McCain participó junto a ese servicio en la creación del Estado Islámico que se apoderó de una parte considerable y vital de Irak, así como según se afirma, de un tercio del territorio de Siria”.

Sin embargo, en 2010, Fidel Castro, quien había sido reemplazado, cuatro años antes, como presidente por su hermano menor Raúl, le dijo al periodista estadounidense Jeffrey Goldberg que Israel tiene “sin lugar a dudas” el derecho a existir como un Estado judío. Cuando le preguntó Goldberg si La Habana consideraría la posibilidad de reanudar sus relaciones diplomáticas, Castro respondió que esas cosas llevaban tiempo, pero no rechazó la idea.

FuenteAurora Israel

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEmpeño la vida por mi casa
Artículo siguienteLa Bienal de Jerusalén, un espacio de discusión sobre el arte judío
Noticias, Reportajes, Cobertura de Eventos por nuestro staff editorial, así como artículos recibidos por la redacción para ser republicados en este medio.