Tova Berlinksi, artista reconocida por sus pinturas relacionadas con el Holocausto, murió a los 106 años en Jerusalén. La mujer nació bajo el nombre de Gusta Wolf en Oswiecim, donde se creó el campo de exterminio de .

Precisamente en ese lugar que los nazis utilizaban para torturar y matar a sus víctimas, los padres y hermanos de la pintora fueron asesinados. Su padre era un rabino jasídico en la localidad donde vivían.

Berlinski era destacada por su particular manera de pintar hechos relacionados con el Holocausto: paisajes áridos y desolados, junto con flores negras y oscuras. Durante su gran trayectoria ganó el Premio Jerusalén en 1963, y en el 2000 recibió el galardón «Mordekhai Ish-Shalom» por el trabajo de su vida y su contribución única al arte.

La artista donó una de sus pinturas al museo de Auschwitz. Se trata de una obra con una sola flor gris en un jarrón de vidrio, que refleja las cenizas y el espíritu muerto de aquel lugar. Los nazis asesinaron a más de un millón de personas en ese campo de exterminio.

Fuenteaurora

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorAriel Goldgewicht: «Estamos creando una selección nacional de líderes del pueblo judío»
Artículo siguienteTu Bishvat: el renacer de una festividad olvidada