Muere sobreviviente de la Shoá tras desplomarse antes de la ceremonia en Yad Vashem

Por:
- - Visto 405 veces

El rabino sobreviviente de la Shoá Ephraim Mol falleció anoche después de colapsar antes de la ceremonia del Día del Recuerdo de la Shoá en Yad Vashem a principios de semana.

Mol, un jasid de Jabad, estaba listo para recitar El Maleh Rahamim, una oración judía de luto que también se recita por las víctimas de la Shoá, en la ceremonia. Sufrió una hemorragia cerebral y fue hospitalizado pocas horas antes.

El cortejo fúnebre partió a las 11 de su casa en Jerusalem hacia la sinagoga Beit Shlomo y luego a la sección Jabad del cementerio del Monte de los Olivos.


El presidente de Israel, Isaac Herzog, abordó la división política que se vive actualmente en el país durante su discurso en la ceremonia oficial, diciendo que era «un día conmemorativo como ningún otro».

«Somos un solo pueblo, unido por la historia, la esperanza y el destino», aseguró el Presidente.

Con el trasfondo de las reformas judiciales del gobierno liderado por Netanyahu y las protestas contra ellas, Herzog describió este año como «un año no ordinario». Y este día conmemorativo no se parece a ningún otro.

«Este año, los sentimientos son ásperos y los hombros se encorvan como para atestiguar el peso de la discordia que pesa sobre nosotros», expresó Herzog.

A continuación, hizo un llamamiento a los ciudadanos de la nación para que «dejen estos días sagrados por encima de toda disputa; unámonos todos, como siempre, en asociación, en dolor, en recuerdo».

«Estamos conmemorando 75 años del renacimiento israelí. Setenta y cinco años de victoria, en los que el Estado judío y democrático de Israel, y la sociedad israelí, con la espalda recta, se levantan y declaran ante el monstruo nazi y ante quienes quisieran seguir su camino, incluso en esta generación: no nos derrotarán», afirmó.

Durante su discurso, Herzog hizo hincapié en el abuso de la «ciencia» por parte de los nazis para justificar sus crímenes contando la historia de Siegbert Rosenthal y Sarah Bomberg-Birenzweig, dos de los 86 judíos que fueron asesinados como parte de un plan nazi para establecer un «museo de cráneos y esqueletos de una raza extinta» en la Reichsuniversität Strasburg, en Francia.

«El museo de cráneos y esqueletos de una raza extinta reflejaba cómo, con una crueldad que helaba la sangre, los nazis también pensaban en el día después. El día en que no quedaría ningún judío vivo en ningún lugar de la Tierra», agregó Herzog.

Este museo debía dar respuesta a la pregunta de cómo el mundo, «limpio de judíos», recordaría a esta raza extinguida: «Fue el colofón de la Solución Final», señaló.

«Sin embargo, el espíritu del pueblo judío triunfó sobre la depravación de los nazis. Con coraje humano y asistencia divina triunfó el espíritu. El espíritu de nuestro pueblo, que se levantó con alas llenas de cicatrices desde las horripilantes profundidades de la Shoá. Fue este espíritu el que triunfó», añadió el Presidente.

Finalmente, con respecto a la creación del Estado de Israel, Herzog concluyó: «El milagro de nuestro renacimiento hace 75 años fue la victoria de la luz sobre la oscuridad. Resurgimos del polvo y las cenizas. La mancha amarilla dio paso a la bandera de Israel. Los hornos dieron paso a los fuegos de la creatividad y la construcción».

La prueba de la victoria judía tras la Shoá puede verse en el hecho que Israel es una democracia libre y vibrante y un objeto de admiración en todo el mundo, expresó Netanyahu.

«No hay otro país en el mundo cuyos hijos e hijas hayan logrado resurgir de las cenizas de la destrucción y elevarse a las alturas del renacimiento. A pesar de sus muchos retos, Israel es una potencia mundial en ascenso, objeto de admiración por sus extraordinarias capacidades», afirmó.

Durante su discurso, el primer ministro contó la historia de un superviviente del Holocausto, Benjamín Zeev Wertzberger, que nació en Hungría y sobrevivió al campo de concentración de Mauthausen, en Austria, antes de llegar a Israel.

A pesar de las dificultades que padeció, a pesar de ser el único superviviente de su familia, Wertzberger se negó a renunciar a sus sueños, remarcó.

«A una edad avanzada decidió empezar a trabajar en el Kotel (Muro Occidental). Para él era la victoria aplastante sobre el opresor, la prueba triunfante de que la nación de Israel está viva. Cada día que trabajaba en el Kotel, mientras lustraba y limpiaba las piedras del Kotel, sentía el enorme giro en la historia de nuestra nación, el giro de un faro a una resurrección», agregó el premier israelí.

Benjamin Zeev falleció hace año y medio a la edad de 95 años, «pero sus nietos y bisnietos están con nosotros esta noche. Las generaciones y descendientes de sobrevivientes de la Shoá, y su presencia en Yad Vashem, son un signo y un ejemplo de victoria sobre nuestros enemigos», señaló.

«Y no hace falta decir que esta victoria no puede borrar la intensidad de la tragedia de nuestra nación en la Shoá: comunidades enteras fueron destruidas, millones de nuestros hermanos y hermanas fueron masacrados en horribles muertes, y además de ellos, millones de otros pueblos fueron asesinados. Los valores morales fueron pisoteados, la cultura humana fue destruida, la imagen del hombre se degradó hasta convertirse en polvo. Estas dolorosas cicatrices permanecerán con nosotros para siempre», añadió Netanyahu.

Sin embargo, y a pesar de todo esto, destacó, «debemos recordar la victoria única del pueblo de Israel. El pináculo de la victoria es la independencia de nuestro país de 75 años. Israel es un país libre, vibrante, democrático y con grandes logros. Un país que construimos todos juntos generación tras generación».

Acerca de Itón Gadol (Un sitio asociado a Diario Judío)

El mundo judío en español. Noticias de Israel y del mundo judío.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


El tamaño máximo de subida de archivos: 300 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí

Artículos Relacionados: