Maestra de escuela y miembro de la Resistencia belga durante la y el Holocausto, Andrée Geulen-Herscovici murió el 1 de junio en Ixelles, Bélgica, a la edad de 100 años. Como miembro del Comité Clandestino para la Defensa de los Judíos, ayudó en el rescate de casi 1.000 niños judíos durante el Holocausto, arriesgando su propia seguridad para hacerlo.

Geulen fue honrado en 1989 con el título de Justo entre las Naciones, y en 2007, se le concedió la ciudadanía israelí honoraria en una ceremonia en Yad Vashem en Jerusalén. Al aceptar el honorífico, dijo: “Lo que hice fue simplemente mi deber. Desobedecer las leyes de la época era lo normal”.

La directora, Odile Obart, también ayudó. Él y su esposa fueron arrestados después de una redada en la escuela y enviados a campos de concentración alemanes, donde ambos murieron, y más tarde fueron reconocidos como Justos entre las Naciones también.

Geulen advirtió a los estudiantes judíos que no regresaran a la escuela antes de ir encubiertos durante más de dos años, proporcionándoles identidades falsas y robándolos a escondites en hogares y monasterios cristianos, regresando ocasionalmente para verificar su bienestar.

Andrée Geulen-Herscovici. Crédito: Yad Vashem.

La mayoría de los padres de los niños que Geulen salvó fueron asesinados durante el Holocausto. Geulen mantuvo registros codificados del nombre original de cada niño y sus lugares de refugio para permitir que aquellos que aún tenían familia restante se reunieran con ellos después de la guerra. Entre la primavera de 1943 y el otoño de 1944, Geulen escoltó a más de 300 niños judíos a un lugar seguro.

El embajador israelí en Bélgica, Emmanuel Nahshon, se entristeció al enterarse del fallecimiento de Geulen, diciendo: “Ella fue una verdadera heroína de la humanidad, y llevaremos su memoria para siempre. Fue una mujer increíble y maravillosa que salvó a muchos judíos durante la ”.

Una declaración de la comunidad judía belga decía: “Recibimos la noticia del fallecimiento de Andrée Geulen-Herscovici con profundo pesar. Todos somos huérfanos porque acabamos de perder a una señora que mostró un comportamiento ejemplar frente a la barbarie nazi. Ella no miró hacia otro lado cuando los judíos necesitaban ayuda, y los salvó de la muerte. Si hubiera más mujeres y hombres como Andrée Geulen-Herscovici, el mundo sería un lugar mejor”.

5 COMENTARIOS

  1. Excelente Mujer, ojalá en el mundo en qué vivimos tuviéramos seres de esa magnitud. Sería un mundo menos problemático.

  2. La señora Andree tuvo un comportamiento muy horonso al rescatar a tantos niños de la barbarie nazi, sin duda muchos de aquellos niños judíos hoy adultos están muy agradecidos por salvarles la vida. muy justo el reconocimiento de justo entre las naciones. mis mas sentidas condolencias a la comunidad judía por tan irreparable perdida.

  3. Mi abuela Julia, nacida en el siglo XIX era una mujer digna de adimirar, ayudaba y daba de comer y dormir a personas pobres y enfermas, todo el mundo que la conocio la recuerda como una persona muy humana y de buen corazon, digna de imitar, para mi, como su nieta, fue una gran perdidad cuando yo tenia 15 años, sigo su ejemplo en Holanda. Por suerte hay muchas personas buenas y desconocidas en el mundo que sacrifican su vida por los demas, a las cuales debemos estar siempre agradecidas.

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorLa Universidad Hebraica y Amigos de la UH lamentan profundamente el fallecimiento de Sergio Jinich Z’L
Artículo siguiente“Un aplauso para todos: se dio un gran paso como comunidad educativa”