Mujeres israelíes acosadas en plena calle por cómo iban vestidas

Alice, Maya y Shai relatan sus experiencias y cómo se sintieron tras ser acosadas por su vestimenta. "Cúbrete las rodillas, puta", le gritó un religioso ultraortodoxo a Maya. Por:
- - Visto 562 veces
El acoso a las mujeres en la esfera pública no es nada nuevo, pero parece que en los últimos tiempos hay cada vez más casos en los que mujeres y hombres jóvenes de todas las edades experimentan humillación y acoso por parte de algunos hombres sólo porque no están vestidas “modestamente”: puede suceder en el autobús, en el gimnasio o simplemente mientras caminan por la calle.
Maya Aviram, Shai Cohen y Alice Grace son tres testimonios vivos de este inquietante fenómeno. Maya Aviram, una maquilladora de 22 años de Tel Aviv, regresaba a casa en un scooter cuando un ciclista se le acercó. “Era religioso, tal vez ultraortodoxo”, dijo, “no entendía lo que estaba sucediendo, y noté que estaba tratando de derribarme del scooter. Trató de interrumpirme y luego gritó: ‘Cúbrete las rodillas, puta’. Le devolví una maldición”.

Alica, Shai y Maya, tres testimonios de un mismo fenómeno.

Alica, Shai y Maya, tres testimonios de un mismo fenómeno.
(Gentileza)
Maya contó que llevaba puesto un vestido hasta la rodilla en ese momento, que en protesta levantó varios centímetros más. “La próxima vez que pase, definitivamente miraré más de reojo para ver quién podría intentar acosarme o comentarme algo”, dijo, y agregó: “He estado recibiendo comentarios de hombres en la calle casi desde que tenía 14 años, y no soy una persona provocativa. No puedo cambiar toda mi vida porque un hombre decide decirme qué le molesta”.
“Estaba realmente avergonzada, quería esconderme aún más”
Alice, una residente de Haifa de 25 años, sólo quería ir al gimnasio para hacer ejercicio, pero tuvo que lidiar varias veces con un grupo de hombres que la acosaban. “Siempre trato de ir allí con una camiseta ancha sin mangas”, explicó, “nunca expuesta ni nada que esté realmente apretado a mi cuerpo. En resumen, escondo los contornos de mi cuerpo”.
Expresó que cada vez que se encontraba con el grupo de hombres uno de ellos se le acercaba con una pregunta inquietante. “‘Estás trabajando tus piernas, ¿eh?’, ‘¿Qué, quieres ser Kim Kardashian?’, ‘¿Dónde más vas a conseguir tu trasero grande?’ No respondí. Sólo sonreí con una cara de ‘Estoy usando auriculares’ y seguí caminando”, contó Alice. Después de varias veces de comentarios similares, dejó de sonreír. “Entonces”, dijo, “probablemente decidieron avergonzarme deliberadamente. Pasé y uno de ellos le dijo a su amigo: ‘¿No ves que a ella le encanta esta atención? Le encanta salir y simplemente muere por ser mirada'”.

En el gimnasio también suelden darse situaciones de acoso.

En el gimnasio también suelden darse situaciones de acoso.
(Shutterstock)
Aturdida por los comentarios, sacó una sudadera que tenía en su bolso y se la ató alrededor de la cintura. “En ese momento estaba realmente avergonzada”, contó. “Quería esconderme aún más. Entonces pasé junto a ellos de nuevo, y uno de ellos le dijo a su amigo: ‘¿Ves? Ahora escuchó y de repente no le gusta estar expuesta o desnuda así'”. Alice dijo que, desde el incidente, ha estado acompañada de sentimientos difíciles. “Realmente bajó mi confianza, desde entonces sólo he estado entrenando con ropa larga y esta sudadera, a pesar de que hace mucho calor en el instituto. Me avergonzó y me afectó más como acoso mental que como acoso regular. Se sintieron obligados a lastimarme”.
“Me dolió tanto, fue como una bofetada en la cara”.
Shai, una residente de Ramat Hasharon de 26 años, se encontró en un incidente de exclusión en la esfera pública en junio pasado. “Acababa de terminar de entrenar. Hacía mucho calor y, sin embargo, llevaba sudaderas sobre mis pantalones cortos”, explicó. En su camino a casa, dijo, decidió pasar por Arena Mall. “Fui a entrar y de repente el guardia de seguridad me bloqueó y no me dejó entrar”, dijo sobre los detalles del incidente.
“Pensé que quería revisar mi bolso –añadió–, así que se lo entregué. No me habló y sólo dijo ‘no’. Le pregunté: ‘¿Qué pasa?’ y me sacó, caminó unos pasos afuera y señaló el letrero en la entrada que decía ‘No se permite traje de baño’. Realmente no entendía lo que quería, pensé que me faltaba algo. Lo miro y le digo: ‘No entiendo’, y él dijo: ‘El traje de baño está prohibido’. Le dije: ‘¿Y bien? No estoy en traje de baño’, y luego dijo: ‘No, no es modesto’. Realmente me sorprendió”.

La historia publicada por Shai tras su humillante experiencia.


La historia publicada por Shai tras su humillante experiencia.
(Gentileza)
“Había alguien cerca, una vendedora de una de las tiendas, que lo vio y se sorprendió por la situación”, dijo. Ella intervino “‘¿Qué, hablas en serio?’ y él siguió diciéndome, esta vez más explícitamente: ‘¡Ponte algo!’ No estaba preparada para esto de ninguna manera, nada como esto me había sucedido”. Después de unos minutos de espera fuera del centro comercial, Shai decidió irse. “Al final, me di por vencida. Me di la vuelta, fui al auto y comencé a llorar”, dijo, “Me dolió mucho, fue como una bofetada en la cara. Es una sensación terrible. Me senté en el auto durante mucho tiempo y no pude digerir lo que estaba sucediendo. Llamé a mi padre y él trató de consolarme y tranquilizarme”.
Después de su llamada telefónica, el padre de Shai fue a las oficinas administrativas del centro comercial para quejarse. “La parte tranquilizadora fue que afirmaron que no era una directiva de arriba, sino sólo un capricho momentáneo de ese guardia de seguridad. El gerente general del centro comercial llamó a mi padre y le dijo que el guardia de seguridad no continuaría trabajando allí y se disculparon”, relató Shai.
Ella resumió la experiencia como la más humillante que había sufrido. “La mayoría de los hombres no pueden entenderlo. También hay mujeres que no entienden y simplemente lo aceptan. Incluso antes de llegar al centro comercial, pensé que no debía estar en pantalones cortos, debido a la sensación de que no me quedaba bien y que no podía caminar como quisiera. Incluso cuando traté de complacer, no pude. Te sientes culpable por quién eres. ¿Qué puedo hacer siendo mujer? ¿Qué necesito ocultar? Es un sentimiento muy difícil que no creo que puedas entender hasta que lo experimentes”.

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


El tamaño máximo de subida de archivos: 300 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí

Artículos Relacionados: