Diario Judío México - Fue un enorme placer estar presente en Ciudad de las Ideas. Espero que haya sido la primera de muchas veces.

Además de destacar a todo el equipo que organizó y recibió a los participantes, el nivel de ponentes, artistas y demás debatientes fue superlativo.

Apostar por el saber en la era de la frivolidad es para destacar.

Demuestra que el público está ávido de conocimiento de calidad.

Y empuja a los ponentes a elevar el nivel y brindar lo mejor.

Para los participantes, además fue especialmente enriquecedor. Llegar a una enorme cantidad de público presente, interactuar con ellos y que por otras vías se pueda propagar el conocimiento y nuestra actividad; cruzarse con colegas que piensan o no como uno pero generó un maravilloso intercambio y permitiendo, por qué no, reveer algunos conceptos.

Convivir con gente de otros campos que no son los de uno pero que mutuamente nos disfrutemos y generemos nueva sinergia para realizar cosas.

La iniciativa de un hombre como Andrés Roemer merece todo nuestro apoyo y respeto para que continúe este proyecto por muchísimos años más.