El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se reunió hoy con su homóloga británica, Theresa May, y afirmó que no trabajará para cancelar el acuerdo nuclear firmado entre y las potencias mundiales, sino que buscará mejorarlo y corregirlo.

"El objetivo que tengo en mente no es mantener o eliminar el trato, sino mejorarlo y corregir sus fallas principales", expresó Netanyahu durante la reunión de los dos líderes en 10 Downing Street. "Y creo que aquellos que quieran mantener el trato deberían cooperar para corregirlo."

Netanyahu pidió en repetidas ocasiones que cancelen por completo el acuerdo nuclear con Teherán, mientras que May fue una partidaria incondicional del acuerdo, incluso después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, declarara que no lo certificará nuevamente.

"Los países árabes ahora ven a Israel no como un enemigo, sino como su aliado indispensable en la batalla contra el Islam militante. La amenaza que todos vemos es un resurgente que se inclina no solo a dominar la región, sino a desarrollar armas nucleares", expresó Netanyahu a May.

El primer ministro israelí se encuentra en para asistir a un banquete ofrecido por los descendientes de Balfour y el destinatario de su declaración, el líder de la comunidad judía Walter Rothschild, en los pasillos dorados de la mansión Lancaster House. Hoy se cumplen cien años de la Declaración Balfour, el primer reconocimiento de un gobierno a la solicitud del pueblo judío de sus derechos sobre el territorio de Eretz Israel (la tierra de Israel).

"Israel está comprometido con la paz, estoy comprometido con la paz", enfatizó Netanyahu. "Cien años después de Balfour, los palestinos deberían finalmente aceptar el hogar nacional judío y al Estado judío. Y cuando lo hagan, el camino hacia la paz será infinitamente más cercano. En mi opinión, la paz será alcanzable."