Diario Judío México - El primer ministro israelí, Binyamín Netanyahu, admitió que teme que su partido Likud sufra una derrota en las elecciones parlamentarias del martes.

«Es algo que me preocupa», señaló en sendas entrevistas en los canales de TV locales 1 y 2 de televisión, en referencia a las últimas encuestas, que prevén una victoria del Grupo Sionista.

De acuerdo con estos sondeos, la alianza de centro-izquierda de Itzjak Herzog obtendría 24 escaños en el Parlamento mientras que el Likud de Netanyahu se quedaría con 21.

De todas formas, el mandatario hebreo tendría mejores perspectivas de formar una coalición de Gobierno, ya que la derecha obtendría una mayor representación en el Parlamento.

Netanyahu instó a los partidarios de derecha a votar por el Likud y no por otras agrupaciones y dijo que en caso contrario el cargo de primer ministro podría ser para Herzog y para Tzipi Livni. El jefe de Gobierno advirtió del peligro de una «conducción débil, que cederá en las negociaciones con los palestinos».

Herzog, por su parte, declaró a la televisión que no aspira a formar una gran coalición con el Likud. «No planeo una rotación con Netanyahu, voy a reemplazarlo». Además dijo que el acuerdo de rotación con Livni sigue vigente. «La gente quiere el cambio y estoy dispuesto a cumplir esa tarea».

El líder laborista abogó por nuevas conversaciones de paz con los palestinos, aunque cuestionó que estos recurrieran recientemente ante la Corte Penal Internacional (CPI) en su conflicto con y lo consideró una «acción inaceptable».

Herzog dijo estar a favor de negociar nuevas reglas para las fronteras y la seguridad, y manifestó que sólo después de eso se podría hablar sobre el estatus de Jerusalén.

No obstante, a falta de cuatro días para las elecciones, una encuesta realizada por el Instituto Israelí de Democracia reveló que la mayoría de los judíos israelíes consideran que «no hay solución» en el conflicto entre israelíes y palestinos por lo que un cambio de gobierno no afectaría a las tratativas de paz.

Según el informe, el 64% de los encuestado piensa que las negociaciones de paz no cambiarán en caso que cambie el gobierno. En comparación, el 32% que considera que hay solución en el conflicto y que, como resultado, un cambio de liderazgo no importaba.

Por otra parte, el 60% de los judíos israelíes apoya las tratativass con los palestinos, mientras que el 31% se opone a ellos.

Los encuestados árabes israelíes tuvieron una opinión más dividida sobre el tema: el 32% cree que no importa qué partido formara el gobierno, y la misma cantidad opina que sí.

En dicha comunidad, el 68% se muestra a favor de reanudar las negociaciones de paz y sólo el 15,2% se opone a ella.

Además, el 64% de los judíos israelíes y el 35% de los árabes israelíes cree que el liderazgo palestino no va a mostrar una mayor flexibilidad y disposición para concesiones si un gobierno encabezado por Herzog y Livni se forma después de los comicios.

En comparación, sólo el 30% de los judíos de y el 22% de los árabes israelíes sí lo cree.

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorPor las Annas Frank todas…
Artículo siguienteChevra Hatzala México lanza su aplicación móvil