Diario Judío México -


El líder de , Abubakar Shekau, habla durante 17 minutos en un video obtenido por la agencia AFP, que muestra a continuación a unas 130 adolescentes vistiendo hiyabs que les cubren todo el cuerpo, rezando el primer capítulo del Corán en un lugar rodeado de árboles.

Fuera de cámara, Abubakar advierte en al cinta que las menores, secuestradas desde el 14 de abril en Chibok, en el estado de Borno (nordeste), sólo serán liberadas si Occidente, a su vez, deja en libertad a terroristas islámicos presos.

En ningún momento del video, que dura en total 27 minutos, Shekau aparece acompañado por las estudiantes de secundaria, que parecen tristes y resignadas, pero no aterrorizadas.

Dos de las adolescentes interrogadas dicen que eran cristianas y se convirtieron al islam, mientras que la tercera declara que ella ya era musulmana. Otra de las jóvenes asegura que las cautivas no son maltratadas.

No hay nada que permita descubrir dónde fue filmado este video, cuya calidad es mucho mejor que la de los videos publicados en el pasado por este grupo islamista. En cierto momento, un hombre armado aparece en el lugar, llevando una cámara de video en la mano.

Durante su intervención, Abubakar Shekau aparece ante un fondo verde con vestimenta militar y un arma automática.

El jefe de , que habla primero en árabe y después de hausa, la lengua más utilizada en el norte de Nigiera, reivindica nuevamente el secuestro masivo de Chibok, lo que ya había hecho en un video precedente el lunes anterior, y sostiene que convirtió a las cautivas al islam.

VIDEO: muestra a las niñas secuestradas (BBC)

En tanto, el gobierno nigeriano anunció que no liberará presos islamistas, pese al reclamo de los terroristas. Al preguntársele si el gobierno rechazará la propuesta realizada por en un video, el ministro del Interior Abba Moro respondió a AFP: “Por supuesto”.

Desde el 14 de abril, cuando militantes del grupo entraron a una escuela secundaria y capturaron a 276 muchachas que realizaban un examen. Algunas lograron escapar, pero cerca de 200 permanecen desaparecidas.

Testimonios de la tragedia

Una de las menores que logró huir habló con la cadena de televisión CNN. Contó que siete camiones de carga llegaron a la escuela para llevárselas; que algunas, al verlos, escaparon en ese momento alarmadas.

A ella, un hombre la forzó a subir a uno de los vehículos. En un momento de distracción, saltó y comenzó a correr con todas sus fuerzas. “Preferimos huir que morir”, dijo. “Corrimos entre los arbustos. Corrimos y corrimos”, agregó. Cuando el periodista le pidió más detalle, respondió temblando: “Siento miedo”.

El drama de las 276 jóvenes nigerianas que han caído en manos del grupo radical islámico parece no tener fin. Después de ser raptadas cuando asistían a la escuela local del distrito de Chibok, en el estado de Borno, el testimonio de otra de ellas que logró escapar ha dado cuenta de las agresiones sufridos a manos de los miembros de la secta, que incluyen sufrir hasta 15 violaciones diarias.

Ayuda israelí

Israel se convirtió en el útimo país en ofrecer a ayuda para localizar a las escolares secuestradas.

“Israel expresa su profunda conmoción por el crimen contra las niñas”, dijo el primer ministro Benjamin Netanyahu al presidente nigeriano Goodluck Jonathan, según reveló su despacho. “Estamos listos para ayudar a encontrar a las niñas y combatir el cruel que han sufrido”, agregó.

La declaración no especificó cómo Israel podría unirse a la búsqueda, en la que también participan expertos británicos y estadounidenses. Un vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel dijo que no sabía de esfuerzos de cooperación por el momento.