Un líder de la comunidad judía igbo del sureste de fue puesto en libertad el lunes tras permanecer retenido por las autoridades durante un mes.

Lizben Agha fue detenida el mismo día que tres cineastas israelíes en el pueblo igbo de Ogidi, el 9 de julio, por agentes enmascarados de la agencia de seguridad interna de Nigeria, el Departamento de Servicios del Estado. Los israelíes, retenidos a punta de pistola en una sinagoga local, eran sospechosos de estar en contacto con los separatistas biafranos del sureste del país y estuvieron retenidos durante 20 días sin acceso a abogados y sin ser acusados formalmente.

Los directores subrayaron que ni ellos ni Agha tenían relación alguna con los separatistas ni con ningún movimiento político.

Agha había estado ayudando a los israelíes a filmar un episodio sobre la comunidad judía igbo.

Su hijo Emmanuel declaró a la BBC que, tras ser retenida temporalmente junto a su marido, Agha había solicitado al DSS ser trasladada a la capital, Abuja, junto a los israelíes, para servirles de mediadora.

Rudy Rochman, un activista pro-Israel con casi 95.000 seguidores en Instagram; el cineasta Andrew Noam Leibman; y el periodista franco-israelí Edouard David Benaym estaban en para filmar “We Were Never Lost”, un documental que explora las comunidades judías en países africanos como Kenia, Madagascar, Uganda y Nigeria. Su viaje de julio se centró en la comunidad Igbo.

“Lizben es una mujer inocente y sorprendente”, dijo Rochman a The Times of Israel. “Increíblemente fuerte, poderosa, hospitalaria, orgullosa de su identidad judía, y estuvo a nuestro lado en cuanto llegamos”.

“Es horrible lo que le ocurrió: 29 días en prisión. Estuvimos allí durante 20 de esos días, así que sabemos cómo es”, dijo Rochman.

Los tres hombres tomaron un tercio de la única comida kosher diaria que sus carceleros les permitían recibir de Jabad y se la dieron a Agha a través de los guardias de la prisión durante su cautiverio.

Cómo 3 cineastas israelíes acabaron convirtiéndose en noticia en África
Embajada de Israel en

Pero Agha no pudo recibir comida kosher después de que los israelíes se fueran.

“Hablé con Jabad antes de irnos y les convencí de que siguieran trayendo comida para ella”, dijo Rochman. “Vinieron tres veces diferentes y el DSS se negó a darle la comida”.

Rochman dijo que los cineastas ayudaron a recaudar dinero para su fianza.

Los cineastas afirmaron que su fijador local, Priye Amachree, también fue detenido hace una semana y sigue retenido. No es igbo.

Amachree no ha tenido acceso a un abogado ni ha sido acusado formalmente, dijo Rochman.

Los hombres llegaron a el 6 de julio.

En un comunicado publicado en Instagram tras su liberación de la custodia nigeriana el 27 de julio, el trío afirmó que fueron “llevados injustamente el viernes 9 de julio de 2021 a las 7:30 de la mañana (hora nigeriana) a las instalaciones locales del DSS en el estado de Anambra, Nigeria, donde fueron retenidos durante 24 horas antes de ser transportados a la sede del DSS en Abuja, a 9 horas de distancia con un transporte peligroso [sic]”.

Los hombres dijeron que habían sido detenidos a punta de pistola por más de una docena de hombres del DSS que llevaban pasamontañas negros.

Cómo 3 cineastas israelíes acabaron convirtiéndose en noticia en África
Tres cineastas israelíes detenidos en durante 20 días en su vuelo de Abuja a Estambul antes de abordar un avión con destino a Israel, el 28 de julio de 2021 (cortesía)

“Rudy, Noam y David fueron enjaulados y retenidos durante 20 días en condiciones horrendas, encerrados en una pequeña celda, durmiendo en el suelo sin acceso a duchas o ropa limpia. Fueron interrogados y maltratados sin haber sido detenidos oficialmente ni acusados de nada”, dice la declaración.

Los tres hombres afirmaron en su declaración que habían sido oficialmente absueltos de todo delito, pero que el gobierno nigeriano les había ordenado abandonar el país inmediatamente.

Prometieron encontrar otra forma de contar la historia de la vida de los judíos igbo.

Las familias de los tres israelíes habían afirmado que elementos políticos locales habían “tergiversado” el regalo de un rollo de la Torá a una comunidad local para afirmar que constituía un apoyo a las ambiciones políticas separatistas. El rollo de la Torá se encuentra actualmente en la comunidad local.

Los igbo se consideran una tribu perdida de Israel. Los realizadores eran conscientes de la sensibilidad política que rodeaba la filmación de la comunidad, y señalaron en la página de Facebook de su documental: “No nos posicionamos sobre movimientos políticos, ya que no estamos aquí como políticos ni formamos parte de ninguna delegación gubernamental”.

La serie de documentales planeada por el trío fue “diseñada para educar a los espectadores sobre las experiencias religiosas y culturales de las comunidades judías menos conocidas. Su objetivo es entrevistar a miembros de comunidades judías de múltiples países africanos, junto con comunidades judías de China, India, Afganistán y otros lugares”, dijeron sus familias tras la detención.

En enero estalló un conflicto en el sureste de entre las fuerzas nigerianas y el ala militar del movimiento Pueblo Indígena de Biafra (IPOB). La lucha continúa.

Una anterior declaración unilateral de independencia por parte del pueblo igbo en 1967 desencadenó una brutal guerra civil de 30 meses que dejó más de un millón de muertos.

FuenteIsrael Noticias

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorHezbolá y el 20 aniversario del atentado Sbarro
Artículo siguienteManuel Sadosky: la lucidez científica de un hombre sabio