La embajadora de ante las Naciones Unidas, , presentó su renuncia al presidente Donald Trump, quien la recibió este martes en la Oficina Oval de Casa Blanca.

El mandatario señaló que Haley le había notificado su decisión desde hace seis meses cuando le dijo que “al cabo de un año o un período de dos años quería tomarse un tiempo libre“.

Aunque los motivos de su renuncia no han sido aclarados, la noticia fue acompaña de la esperanza de Trump porque regrese en un tiempo con un cargo diferente.

Sarah Sanders, secretaria de Prensa de la administración Trump, había anunciado el encuentro a través de un mensaje en Twitter.

“El presidente Trump y la embajadora se reunirán en la Oficina Oval a las 10:30 horas. Este evento estará abierto a los medios”, escribió.

https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1049665483182694402

Previo a asumir el cargo como embajadora en la ONU, Nikki Haley, hija de inmigrantes indios, fue gobernadora de Carolina del Sur de 2011 a 2017, y contaba con escasa experiencia internacional.

Sin embargo, una vez como representante de en Naciones Unidas, la republicana se convirtió en una gran defensora de las políticas del mandatario como la mudanza de la embajada estadounidense en Israel o el retiro de Washington de algunos organismos multilaterales, como el Consejo de Derechos Humanos o la UNESCO.