Diario Judío México - Un escaneo de sonar del fondo del río Danubio en Budapest no reveló restos humanos, dijo un rabino local que inició la búsqueda de los cuerpos de las víctimas del Holocausto.

Los voluntarios de ZAKA, un grupo judío ortodoxo que tiene su base en Israel y proporciona servicios de emergencia y recolección de restos humanos para el entierro, operaron el sonar desde las orillas del río el martes, Slomo Koves, el jefe de la federación judía EMIH, afiliada a Jabad de Hungría, le dijo a JTA.

El equipo que opera el sonar regresará el próximo mes para otra exploración, dijo.

En 2011, se descubrieron restos humanos durante las obras de construcción de un puente con vistas al Danubio. Las pruebas de ADN realizadas en los huesos en agosto de 2015 encontraron que al menos nueve de las 15 muestras eran judíos Ashkenazi de Europa y que otras seis también podrían serlo.

En 1944-1945, colaboradores húngaros de la Cruz Flechada de Hungría dispararon a miles de judíos en las orillas del Danubio.

Estos asesinatos están en el centro de un debate continuo y polarizador en Hungría sobre cómo los esfuerzos de conmemoración dirigidos por el gobierno y otros deberían abordar el problema de la complicidad. La federación judía de Mazsihisz ha acusado al gobierno de blanquear esta complicidad, aunque EMIH ha disputado esto.

“Si esto es controversial o no es realmente un problema”, dijo Koves sobre los esfuerzos de su grupo para llevar a su entierro a las víctimas ro de la Cruz Flechada. “Lo único que importa es la gran mitzvá de llevar a las víctimas al entierro”. Dijo que el gobierno fue de gran ayuda para obtener los permisos para los registros.