Diario Judío México - Un rabino israelí herido ayer en un ataque palestino con arma blanca y pistola en las inmediaciones del asentamiento judío de Ariel, en ocupada, sucumbió hoy a sus heridas, y se convirtió en la segunda víctima mortal tras la muerte de un soldado israelí.

El fallecido, Ahiad Etinger, un rabino de 47 años y padre de doce hijos, perdió la vida por los disparos recibidos en el ataque en el que murió apuñalado el sargento Gal Keidan, que será enterrado esta mañana en un cementerio militar de su ciudad natal, Bersheva, en el sur del país.

El Ejército israelí sospecha que la agresión, en la que otro uniformado más resultó herido, fue cometida por un palestino que escapó del lugar de los hechos tras atacar con un cuchillo al soldado y hacerse con su arma, con la que disparó contra tres coches que circulaban por la zona, hiriendo a Etinger.

Tras disparar a los vehículos, “el terrorista se hizo con el automóvil”, y más adelante, mientras escapaba, disparó contra el otro militar israelí que permanece herido, precisó un portavoz militar.

El atacante huyó hacia una villa próxima y el Ejército lleva a cabo un dispositivo de búsqueda y captura en la zona.

“Durante la noche, las tropas del Ejército, junto con la Policía de Fronteras y las fuerzas de Policía israelí operaron en las aldeas del distrito de Qalquilia, como parte de la operación en curso del terrorista”, informó una nota militar.

El Ejército conoce la identidad del sospechoso, ha inspeccionado su casa familiar y valora la posibilidad de su demolición, como se hace habitualmente con los autores de atentados.

Según el periódico Haaretz, algunos familiares del presunto agresor fueron arrestados.

Este ha sido identificado por los medios como Omar Amín Abú Laila, de 19 años, originario de la aldea de Az Zawiya, y aparentemente sin vínculos políticos con organizaciones palestinas ni antecedentes de violencia.