Diario Judío México - Aquí en , casi en todas las estaciones de tren, hay pianos, y todo el que quiera, puede sentarse a tocar lo que quiera, y deleitar a todos los que están esperando la salida de su tren.

Esta tajaná (estación), en Yerushalaim, no es la excepción, y casi siempre hay alguien tocando el piano, ¡se los comparto!

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

Artículo anteriorAsombrosas historias de mujeres llegan al Festival de Cine Judío
Artículo siguienteEl pensamiento de Alfred Shütz. Un esbozo de la filosofía de lo cotidiano