El recién elegido presidente de dijo recientemente que estaría dispuesto a trasladar la embajada del país a , posiblemente convirtiéndose en el cuarto país, y tercero en América Latina, en hacerlo.
El conservador ganó poco más del 54 por ciento de los votos, derrotando al rival izquierdista Gustavo Petro, quien obtuvo el 41.7 por ciento con casi todos los votos contados, mostraron el domingo las autoridades electorales.
El 16 de mayo, Duque dijo en un evento de campaña que, de ser elegido, no descartaría “la posibilidad de colocar la sede diplomática en ”.
El comentario, hecho en un evento con iglesias locales, generó vítores y aplausos en el momento.
Duque también dijo que quería “mantener las mejores relaciones posibles con el Estado de ”.
La declaración se produjo el mismo día en que Guatemala se convirtió en el segundo país en trasladar su embajada a , dos días después de . Una semana más tarde, Paraguay se convirtió en el tercer país en hacerlo.
Los comentarios de Duque obtuvieron una fuerte reacción de sus oponentes en la campaña, y la mayoría de los otros candidatos rechazaron la publicación, según el sitio colombiano de noticias El Nuevo Siglo.
Interrogado sobre su declaración días después, Duque aclaró a la estación de radio local Caracol que apoyaba una solución de dos Estados y quería que su eventual gobierno contribuyera a los esfuerzos de paz.
no puede provocar el odio en el Medio Oriente”, dijo.
El opositor de Duque, Gustavo Petro, se había opuesto abiertamente a la decisión de de reconocer a como la capital de y acusó a las FDI de llevar a cabo una “masacre” contra los habitantes de Gaza durante la violencia islamista palestinos contra .
El candidato presidencial Gustavo Petro habla después de su derrota ante el rival conservador Ivan Duque en las presidenciales de segunda vuelta de , en Bogotá, , el 17 de junio de 2018. (AFP / LUIS ROBAYO)
El candidato presidencial Gustavo Petro habla después de su derrota ante el rival conservador Ivan Duque en las presidenciales de segunda vuelta de , en Bogotá, , el 17 de junio de 2018. (AFP / LUIS ROBAYO)
Duque, de 41 años, ex economista y primer senador, es visto como un halcón de seguridad en el molde de su mentor, el ex presidente Álvaro Uribe.
En 2010 y 2011, Duque se desempeñó como asistente de Uribe en una investigación de la ONU sobre el incidente de la flotilla Mavi Marmara 2010, en el que soldados israelíes se enfrentaron con islamistas turcos que trataban de romper el bloqueo de Gaza.
Finalmente, el panel determinó que el bloqueo de contra Gaza era legal, pero el ataque, en el cual 10 activistas turcos fueron muertos, fue excesivo.
A lo largo de su campaña, Duque fue perseguido con acusaciones de que no sería más que un títere de Uribe, a quien se le prohibió constitucionalmente buscar un tercer mandato.
El ex presidente y senador Álvaro Uribe es felicitado por sus partidarios, después de que Ivan Duque, de su Partido del Centro Democrático, ganara la presidencia, en su casa en Rionegro, departamento de Antioquia, en Colombia el 17 de junio de 2018. (AFP / JOAQUIN SARMIENTO)
El ex presidente y senador Álvaro Uribe es felicitado por sus partidarios, después de que Ivan Duque, de su Partido del Centro Democrático, ganara la presidencia, en su casa en Rionegro, departamento de Antioquia, en el 17 de junio de 2018. (AFP / JOAQUIN SARMIENTO) Artículo original de © israelnoticias.com | Autorizado para su difusión incluyendo este mensaje y la dirección: https://israelnoticias.com/internacional/presidente-colombiano-embajada-/
Duque es hijo de un ex gobernador y ministro de Energía que, según sus amigos, albergaba aspiraciones presidenciales desde que era un niño. Hace casi dos décadas, el padre de tres ingresó al servicio público como asesor del entonces ministro de Hacienda, Juan Manuel Santos, a quien sucederá como presidente.
Posteriormente, Duque se trasladó a Washington, donde pasó más de una década en el Banco Interamericano de Desarrollo, primero como asesor de tres países andinos y luego como jefe de la división cultural.
Cuando Duque asuma el cargo, heredará un país con vínculos favorables existentes hacia .
Bajo el presidente saliente Juan Manuel Santos, Colombia se ha convertido en uno de los mejores amigos de en América Latina. El primer ministro, Benjamin Netanyahu, visitó el país durante una gira por América Latina en 2017.
En octubre de 2012, Santos dijo que el mundo debería reconocer a Israel como el Estado del pueblo judío.
“Ha habido fuertes relaciones entre los dos países. Colombia es uno de los pocos países latinoamericanos que no votó a favor de la actualización de ‘Palestina’ como estado no miembro en la ONU hace unos años”, dijo el año pasado Arie M. Kacowicz, experto en América Latina de la Universidad Hebrea.
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu (izq.) Y el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, sonríen durante una ceremonia para firmar acuerdos en el palacio de Narino en Bogotá el 13 de septiembre de 2017. (AFP PHOTO / Raul Arboleda)
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu (izq.) Y el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, sonríen durante una ceremonia para firmar acuerdos en el palacio de Narino en Bogotá el 13 de septiembre de 2017. (AFP PHOTO / Raul Arboleda)
Colombia, que luchó contra la insurgencia de los rebeldes de las FARC durante décadas hasta un tratado de paz firmado en 2016, regularmente compra armas israelíes.
Leah Soibel, la fundadora de Fuente Latina, una organización que promueve lazos más fuertes entre Israel y América Latina, dijo el año pasado que las relaciones entre el país estaban listas para expandirse.
“Colombia ha sido tradicionalmente el socio más fuerte de Israel en la región con respecto a los vínculos militares y de seguridad”, dijo.
Durante la visita de Netanyahu, el director del Ministerio de Asuntos Exteriores, Yuval Rotem, expresó su esperanza de que Israel pueda hacer una transición de su relación comercial con Bogotá a proyectos de infraestructura luego del acuerdo de paz.
“Hay muchos proyectos que el ministerio de post-conflicto está tratando de promover y creemos que, de una manera modesta, también podemos ser parte de este viaje”, dijo en ese momento.
Sin embargo, con la elección de Duque, la paz histórica con las FARC y los esfuerzos por integrar a los antiguos rebeldes en la sociedad ahora han quedado en entredicho.
El proceso de paz de Colombia para poner fin a un conflicto que dejó más de 250,000 muertos se considera en gran parte irreversible. La mayoría de los más de 7.000 rebeldes que han entregado sus armas han comenzado una nueva vida como agricultores, líderes comunitarios y periodistas. El año pasado los rebeldes lanzaron un nuevo partido político y pronto ocuparán 10 escaños en el Congreso.
Pero el acuerdo sigue siendo polémico y Duque prometió a lo largo de su campaña realizar cambios que generarían “paz con justicia”. Mediante una reforma constitucional o por decreto, podría presentar propuestas tales como no permitir que los excombatientes detrás de abusos graves contra los derechos humanos tomen decisiones políticas hasta que hayan confesado sus crímenes de guerra y compensado a las víctimas.
“La paz que todos soñamos requiere correcciones”, dijo Duque a cientos de partidarios jubilosos la noche del domingo. “Para que las víctimas sean el verdadero centro del proceso y para que haya justicia, reparaciones y no repeticiones”.
El acuerdo actual permite a la mayoría de los rebeldes evitar la cárcel, un punto doloroso para muchos.
“Los rebeldes obtendrán 10 escaños en el Congreso sin haber reparado a las víctimas ni entregado información sobre las rutas del narcotráfico”, dijo Felipe Ramírez, de 29 años, un veterinario que votó por Duque. “Ese es un mal precedente porque otros grupos criminales querrán lo mismo”.
Guía que ayudó a liberar israelíes de secuestradores en Colombia fue hallada muerta
Un graffiti referente al frente 36 de las FARC se ve en una valla publicitaria de la represa de Ituango, cerca del municipio de Ituango, departamento de Antioquia, Colombia, tomada el 12 de mayo de 2018. (AFP / Joaquín SARMIENTO)
Los detractores de Duque advierten que su victoria podría desorganizar un proceso de paz ya delicado.
“Creo que establecerá una gran batalla constitucional”, dijo Cynthia Arnson, directora del programa de América Latina en el Woodrow Wilson International Center for Scholars.
Los analistas también vieron las posibles semillas de un cambio para el país conservador con el éxito de Petro, el primer candidato de izquierda en hacer una segunda vuelta en décadas.
Petro animó a los jóvenes votantes y atrajo a millones a las plazas públicas con sus ardientes discursos jurando mejorar las vidas de los pobres y marginados colombianos.
Y aunque no logró atrapar a Duque, sus más de 8 millones de votos marcaron el mayor éxito en las urnas para un contendiente presidencial izquierdista en un país donde los políticos de izquierda han sido estigmatizados por temores de potenciales lazos con las causas de la guerrilla.
“Tal vez con el paso del tiempo la gente tenga menos miedo de votar por los políticos de izquierda”, dijo Jorge Gallego, profesor de la Universidad del Rosario en Colombia. “Aunque con este resultado, se ha demostrado que Colombia sigue siendo un país de derecha”.