Con el objetivo de unir a las tnuot noar de Latinoamérica, el departamento de Noar Jalutz y Dor Hemshej de la Organización Sionista Mundial (OSM) realizó el primer congreso de los Consejos Juveniles Sionistas de los movimientos juveniles, en México, donde representantes de diversos países intercambiaron experiencias y objetivos a futuro, y esta semana llevará a cabo un segundo evento en Buenos Aires.

Durante el evento, el titular del departamento de Noar Jalutz y Dor Hemshej de la OSM, Sergio Edelstein, señaló que “la importancia y la dedicación de este seminario radica en la posibilidad del encuentro entre jóvenes líderes de cada una de sus kehilot, que son parte de los concejos juveniles sionistas, en un espacio para el pensamiento, el diálogo, para ver posibilidades y enriquecimiento conjunto. La idea es que descubran el valor que tiene compartir experiencias entre ellos”.

Este primer congreso de WAY, el gran proyecto para unir a todos los consejos juveniles del mundo judío contó con el apoyo del Departamento de Lucha contra el Antisemitismo y la Resiliencia en la Diáspora, la Agencia Judía, Masá, Bitui, que es la organización madre de las tnuot noar en México, el Consejo Sionista de México y el Keren Hayesod.

Por su parte, Liat Jerozolimski, coordinadora de relaciones internacionales AMLAT en el departamento de Noar Jalutz y Dor Hemshej destacó: “Después de dos años y medio de pandemia, donde los únicos encuentros que tuvimos fueron a través de la computadora y no pudimos tener el contacto directo, el diálogo real entre uno y otro, nos pudimos encontrar con los líderes de la tnuá, que ven a los movimientos juveniles como el futuro de nuestro pueblo. Nos encontramos con chicos líderes, gente joven, que vino de Panamá, Guatemala, Colombia, Ecuador, Perú, Costa Rica y de varias ciudades de México”.

En el seminario participaron representantes de todas las tnuot noar que actúan en la zona: Hanoar Hatzioni, Kineret, Habonim Dror, Bnei Akiva, Hejalutz Lamerjav, Hashomer Hatzair, Macabi de Guatemala y Noar Tzioni de Panamá.

Además, el evento contó con la presencia del embajador de Israel en México, el Sr. Zvi Tal, y del Sr. Daniel Liwerant, presidente de Bitui México.

“Los desafíos que tienen las kehilot de Centroamérica, al ser kehilot pequeñas, implican que el trabajo educativo de los movimientos juveniles en muchos casos es el ancla que asegura la continuidad de la educación de las próximas generaciones, en todo lo que tiene que ver con el , el y el compromiso con Israel. Pero también, de alguna manera, la solidaridad mutua y la innovación de ideas pueden ser comunes a toda la zona y en gran medida pueden soñar juntos y realizar proyectos y emprendimientos juntos”, agregó Sergio Edelstein.

Luego del congreso en México, se realizará la misma experiencia en Buenos Aires con los representantes del Cono Sur, que incluyen a Chile, Uruguay, Paraguay y Argentina.

“Estamos convencidos del desafío que tenemos todos, pero también convencidos del éxito que juntos vamos a tener”, expresó Edelstein.

Asimismo, Liat Jerozolimski afirmó que “la presencia de estos jóvenes en el Congreso es la demostración más clara de que a los jóvenes de la diáspora no solo les importan fortalecerse individualmente, sino que ven la importancia del marco de la tnuat. Saben que ese marco es la base para el futuro de nuestro pueblo, no solo en Israel, sino en la diáspora. No faltan desafíos, pero yo los veo a estos chicos como embajadores, como representantes. Hemos hablado de los desafíos que tienen, como personas que están en la diáspora y como jóvenes que tienen sus actividades y sus compromisos. Y a pesar de esos compromisos, vinieron un fin de semana para hablar del tema del liderazgo en la tnuat, para hablar de la importancia de estar, de llevar adelante proyectos para solucionar problemas”.

“Hay mucho para mejorar, para cambiar. Hemos hablado de que hay cosas que no podemos cambiar, pero debemos tener una actitud de que se puede mejorar si trabajamos de una manera correcta, si creemos en lo que hacemos, si tenemos ese brillo en los ojos y creemos en esos valores que nos han enseñado desde chicos. Como una israelí que vivió toda su vida en Israel, me emociona ver a esos chicos que tienen sus realidades, dificultades, pero creen en algo mucho más grande y lo consiguen hacer”, agregó Liat Jerozolimski.

Sergio Edelstein junto a Liat Jerozolimski

Desde el departamento de Noar Jalutz y Dor Hemshej destacaron que este proyecto no hubiese sido posible sin el trabajo de todo el equipo del departamento y agradecieron especialmente a Ari Messer, el director para América Latina de la Agencia Judía; a Racheli Baratz-Rix, la titular del departamento de la Lucha contra el Antisemitismo y la Resiliencia en la Diáspora de la OSM, a todo el equipo de la Agencia Judía y Bitui en México, a Galia Treisman, la presidenta de Moetzet Hatnuot (Consejo de Movimientos Juveniles) en México, a los shlijim Natanel, Rolo, Anthony, Dani, Romi, y a Natan Grymberg Director Ejecutivo del Concejo Sionista de México. Agradecieron también al embajador de Israel en México, Tzvi Tal y a Dani Liwerant presidente de Bitui y a Mauricio Schwarz presidente del Comité de finanzas de Bitui y Moi Mitrani presidente del Consejo Sionista de México, que “con su visión constante y creencia en los movimientos juveniles nos acompañan contantemente”.

“Para seguir y empezar un proceso educativo en esos jóvenes que vinieron al congreso, hemos planificado un cronograma con diferentes contenidos y dinámicas para que puedan no solo salir con respuestas, sino con preguntas, porque cuando una sale con preguntas, sigue pensando y procesando la información que ha recibido. Por ejemplo, una de las actividades fue la de los desafíos de la tnuat noar en la era post-covid. La dinámica fue mesas redondas donde se escuchó a los lideres que vinieron de diferentes kehilot para entender la realidad de ellos. También se habló del lugar de los jóvenes como líderes en la lucha contra el antisemitismo, que sabemos que es uno de los problemas más grandes que tiene Israel y los judíos en la diáspora. Además, resaltamos la importancia de los valores comunes en las tnuot. Les dimos herramientas para poder pensar diferente, no pensar en un marco ya establecido, sino tener creatividad. Hablamos de como liderar contra la apatía, cómo motivar para que la gente asista de nuevo a la tnua”, concluyó Liat Jerozolimski.

Fotos: Abelardo Ponce.