Todo parece indicar que el gobierno de Natanyahu podría estar llegando a su fin,
Claro si nada "raro" sucede en estos días

El líder del movimiento nacionalista religioso Yamina, Naftali Bennett, parece haber llegado a un acuerdo con el responsable del partido de centro Yesh Atid, lo que supondría el fin de “Bibi” – apodo con el que se conoce al primer ministro-que lleva 12 años en el poder. Este pacto colocaría a Bennett como primer ministro hasta setiembre de 2023 y a Lapid hasta noviembre de 2025. La ceremonia de juramento se prevé en un plazo de 10 días esto de acuerdo a lo que ha informado  el Canal 12 de la televisión israelí.

Según el acuerdo, Bennett asumiría como primer ministro hasta septiembre de 2023 y luego Lapid lo relevaría hasta el mes de noviembre de 2025.

“Tengo la intención de entablar conversaciones y esfuerzos para formar un gabinete que ambos encabecemos”, ha dicho Bennett a Lapid este viernes, tal y como ha reportado el aludido canal.

La misma jornada, Netanyahu ha atacado ferozmente al líder del partido Yamina, acusándolo de rechazar un gabinete de derecha y, en cambio, buscar convertirse en primer ministro de uno de “izquierda”. Netanyahu reveló que su partido,el Likud, y Yamina habían llegado a un acuerdo, pero Bennett se negó a firmarlo.

Si Lapid no puede lograr una mayoría para el 2 de junio, el parlamento israelí tendría 21 días para acordar un primer ministro; de lo contrario, el régimen israelí se dirigiría a sus quintas elecciones en dos años y medio.

La derecha radical Yamina, liderada por Naftali Bennett, pese a tener solo siete escaños, es un actor clave que parece finalmente haberse decantado a favor del bloque opositor que lidera Lapid y congrega una amalgama de partidos, de ultraderecha a centroizquierda, contrarios al actual primer ministro.

Benet, con sus 7 escaños decantaría la balanza, tras no poder llegar a un acuerdo con Netanyahu y rechazar la propuesta de ocupar la jefatura de Gobierno durante el primer año, en virtud de un acuerdo de rotación. Ahora podría apoyar a Lapid, que si recibe el mandato tendrá la difícil tarea de agrupar a variado conjunto de partidos con planteamientos casi contrapuestos.

Yair Lapid, principal rival de Netanyahu en las últimas elecciones, y ahora encargado de formar Gobierno ante la incapacidad del primer ministro israelí de conseguir los escaños necesarios, ha acusado a este último de provocar la escalada de tensión para socavar así la alianza entre su partido y el de Naftali Bennett.

Bennett, líder del partido Yamina, hace poco anunciaba que abandonaba la idea de crear un Gobierno de coalición con Lapid y que prefería volver a una alianza con el Likud, partido del primer ministro saliente. Bennet justificaba su posición argumentando que “dada la situación de emergencia en las ciudades mixtas, un Gobierno del cambio no podría hacerse cargo. Hay que actuar con fuerza y enviar el Ejército, tantas medidas que no se pueden tomar cuando se depende de Mansour Abbas”, haciendo referencia al líder de partido islamista Raam, que formaría parte de ese Gobierno de coalición.

Ahora todo parece haber cambiado. Ante este convulso panorama político, no tiene una tarea fácil. Debe ganarse a Naftali Bennett y a los partidos árabes para asegurarse una mayoría a su favor en la Knesset. En Israel hay un 80% de judíos y un 20% de árabes palestinos. Estos últimos nunca podrán decidir el porvenir político del Estado, aunque entren en confusas coaliciones con los laboristas y con los liberales.

Bennett anunciará el mencionado acuerdo al público en los próximos días, el sábado por la noche o a más tardar el domingo próximo, y el gabinete prestará juramento el 8 de junio, dice la cadena israelí.

Si la oposición consigue formar Gobierno, quedará atrás una página de la historia de Israel con la salida de Benyamin Netanyahu, que ha pasado los últimos 12 años en el poder. Si no, los israelíes se arriesgan a volver a las urnas por quinta vez en poco más de dos años. Ante todo, el panorama político de Israel es incierto y parece que seguirá marcado por la incertidumbre.

La pregunta es ?
Pasara algo con Hamas y los árabes Israelíes antes del aviso de Bennett y Lapid

 

2 COMENTARIOS

  1. decia....los que hacen de patriotas son los mejores actores...
    el likud es un partido globalista que sigue las directrices de la agenda al pie de la letra es mas son alumnos aventajados os hablan de patria y tierra y pueblo mientras os venden por detras y es que estan ellos mismos comprados ..con una mano hace y con otra deshacen para ellos mismos ..dicen algo y hacen luego lo contrario ..esto es propio de fariseos ..sin palabra ni principios ....
    la gente que ha ocupado los partidos estan todos bajo las mismas directrices para eso les han puesto ..que los han puesto nadie les vota ...
    asi que es inutil y una perdida de tiempo pretender que algo cambie
    la confianza no es una opcion
    mileikovsky alias netanyahu miente mas que habla ..es uno que a todos les dice que si ..y les da la mano y un espaldarazo ..con todos quiere quedar bien y es imposible ..
    lo ha vendido todo y os vendera a vosotros tambien ...
    no espereis que nada cambie porque todo y todos estan puestos y controlados ..
    y vosotros solo sois actores del cuento que asistis a una pelicula ...
    el unico estamento que tiene mi respeto es el ejercito ...
    viva el ejercito de israel..kadima israel¡¡¡

  2. Con el fin de la era de Benjamín Netanyahu, se finaliza la era de la prosperidad de Israel.
    Ningún líder contemporáneo tiene la capacidad de liderazgo ni la visión futurista y pragmática del actual primer ministro, lo cual genera la natural envidia y los rabiosos ataques por parte de la izquierda infiltrada en Israel y que le ha calumniado e inventado cualquier causa a Bibi, con el único propósito de sacarlo del gobierno. Lo de la corrupción que le achacan, no es otra cosa que una farsa igual a todas las que los comunistas se inventan en contra de sus opositores.

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl centro médico Hadassah, un espacio de convivencia pacífica entre israelíes y palestinos
Artículo siguienteLos cohetes de Hamas también afectan a los animales Video