Tras la llegada de más de 100 ciudadanos de a México en calidad de refugiados, se podría recibir a más residentes de dicho país, informó Martha Delgado, subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).
Agregó que el perfil que tienen los es alto, por lo que el gobierno mexicano debe tener precaución, pues en el caso de los periodistas, “podrían llegar a tener una persecución”.

“Sí, es posible que se reciban algunas más, aunque la ventana de salida de Kabul al mundo se cierra poco a poco, no hay tantos vuelos, está muy desbordado el aeropuerto, las fronteras”, explicó la funcionaria.

En entrevista para MILENIO, afirmó que el proceso para otorgar refugio a los primeros afganos, que empezó hace más de una semana, fue complejo e inició por la voluntad de México para recibir a personas que tienen una situación de amenazas o peligro.
“En el caso de Afganistán, a través de una solicitud de apoyo humanitario. México es un país con una condición muy abierta al refugio, al asilo, y es en este carácter en el que se extienden visas humanitarias, que son de 180 días para poder recibir a estas personas en una condición legal adecuada”, informó la subsecretaria.

Parte del proceso, explicó Martha Delgado, es que las personas cuenten con pasaporte vigente, carta de países donde van a transitar temporalmente para venir a México, “que sean visas o carta de permisos de paso”, tener condición de vínculos con una organización que procese estos asuntos por la barrera del idioma y cultural que existen.

“Son todos estos términos y condiciones los que se tienen que cumplir para poder atender una situación como la que vivimos ayer de recibir comunidad, familias, las niñas del equipo de robóticas afganas en México”, comentó.

Delgado indicó que, al término de la vigencia de la visa humanitaria, la cual dura 180 días y es prorrogable, existen varias opciones para que los migrantes puedan continuar su estancia en México, o bien, ser trasladados a otro país.

“Una vez que están aquí ellos pueden analizar sus propios vínculos familiares, personales en otros países, muchos tienen estos vínculos, tienen interés de ir a otros lugares o permanecer en el país y solicitar, en su caso, otro tipo de residencia o condición de refugio, asilo, va dependiendo de cada situación particular el procesamiento de su situación”, explicó.

La subsecretaria reiteró que los afganos que estarán en México, entre ellos cinco mujeres del equipo de robótica de ese país, así como periodistas, recibirán una atención integral, “porque una vez que llegan aquí tienen que continuar en el apoyo y seguimiento de cada uno de ellos”.

“Antes de que lleguen está todo preparado para que tengan un lugar donde estar, facilidades para cocinar sus propios alimentos acorde a su dieta. Hay muchas condiciones de derechos humanos y de buena atención que se tiene que prever antes de esperarlos”, puntualizó.

Por perfil de refugiados, “debemos tener precaución”

Martha Delgado indicó que no hay amenazas directas sobre los en México, pero por el perfil que tienen el gobierno debe tener precaución, pues en el caso de los periodistas, “podrían llegar a tener una persecución”.

“No son datos precisos ni amenazas directas, pero el perfil de las personas que vienen es muy alto, en primer lugar, las jóvenes forman parte de un equipo mundial que tienen una atención global y ellas mismas se han denominados las jóvenes ‘dreamers’ de y son vocales en relación a la esencia de los derechos de las mujeres y las niñas en el mundo.

“En el caso del segundo vuelo, son periodistas, familiares de ellos, que se dedican a la prensa y podrían llegar a tener una persecución, no es la intención de recibirlos e incentivar presuntos, pero sí tenemos que tener precaución”, aclaró. Martha Delgado recordó la tradición de México de dar asilo o refugio en momentos difíciles en la de varios países, como lo fue con la comunidad judía durante la Segunda Guerra Mundial; los españoles, en el franquismo; y las dictaduras de Chile y Argentina.