El sábado por la tarde se encontraron pintadas antisemitas en una pared de la sede en Melbourne del club deportivo Ajax, la organización deportiva judía de .

Según una foto compartida en Facebook por el Australian Jewish News, las frases “Abo land no k**e land” y “Nazi Jews” entre una esvástica fueron descubiertas en la pared de las instalaciones del club.

Se presentó un informe al ayuntamiento de Port Phillip, un suburbio de Melbourne donde se encuentra el complejo deportivo Gary Smorgon Oval, así como al Grupo de Seguridad Comunitaria (CSG), el grupo encargado de la seguridad de la comunidad judía australiana.

El Ajax de fútbol y el Maccabi Ajax Cricket Club emitieron un comunicado conjunto en el que afirmaban estar “absolutamente consternados al ver un ataque antisemita directo en las salas de nuestro club en Albert Park durante la noche”.

El director de la Comisión Antidifamación (ADC), una organización australiana de defensa de los judíos, condenó el vandalismo, diciendo al Jewish News que “el se está afianzando” en el estado australiano de Victoria.

“Esta vez se trata de un ataque cobarde contra un club deportivo judío donde juegan los jóvenes”, dijo el presidente de la ADC, Dvir Abramovich. “Este acto cobarde es una afrenta para todos los victorianos, y debemos convertir este, y otros incidentes perturbadores, en un momento de decisión”.

En marzo, la Australian Broadcasting Corporation (ABC) informó de que la policía advertía de que cuatro grupos neonazis prohibidos en Europa y Canadá operaban actualmente en Australia, y que otros estaban haciendo incursiones.

El informe, elaborado por el Ministerio del Interior de y redactado por el Centro de Análisis de la Derecha Radical (CARR) del Reino Unido y Hedayah, un centro de investigación sobre el extremismo con sede en los Emiratos Árabes Unidos, afirmaba que “ se ha convertido en terreno fértil para el activismo y la violencia de la extrema derecha radical”.