La francesa asumió este viernes la investigación del de una agente de policía cerca de París, que falleció poco después de haber sido apuñalada.

Fuentes judiciales indicaron que la investigación se ha abierto por de una persona depositaria de la autoridad pública en relación con una organización terrorista y por asociación terrorista.

Los hechos tuvieron lugar hacia las 14.30 (12.30 GMT) en la comisaría de Rambouillet, a unos 50 kilómetros al suroeste de la capital, y su agresor, de nacionalidad tunecina, según los medios, murió también como consecuencia de los disparos recibidos al ser arrestado.

El fiscal nacional antiterrorista, Jean-François Ricard, explicó ante la prensa que su oficina se ha hecho cargo del caso "por el desarrollo de los hechos, que incluye elementos de localización. También por su realización, la modalidad del crimen, el tipo de víctima y las declaraciones del autor en el momento de los hechos".

La emisora France Info detalló que el agresor tenía 36 años, llegó a Francia en 2009 y no estaba fichado por los servicios de inteligencia.

La cadena BFM TV añadió que entró en el país de forma ilegal, regularizó su situación en 2019 y trabajaba como repartidor.

El primer , Jean Castex, que se desplazó hasta el lugar para conocer de primera mano lo sucedido, denunció ante los medios que la mujer fue asesinada "de forma cobarde y en condiciones dramáticas".

El jefe de Gobierno rindió homenaje a los agentes que "neutralizaron inmediatamente" al terrorista y subrayó a la población que la determinación del país para luchar contra el "está más intacta que nunca".

Antes de acudir al escenario del ataque, Castex destacó en un mensaje en Twitter que Francia acababa de perder "a una de sus heroínas cotidianas en un acto bárbaro".

Rambouillet se encuentra en el mismo departamento, el de Yvelines, que la localidad de Magnanville, donde en junio de 2016 un hombre mató con arma blanca a una pareja de funcionarios de policía en la vivienda de estos y posteriormente fue abatido por las fuerzas del orden.

Yvelines es también el mismo departamento en el que el profesor de secundaria Samuel Paty fue decapitado el pasado 16 de octubre tras haber enseñado en clase una imagen de Mahoma, un que extendió en el país el debate sobre la libertad de expresión o el derecho a la blasfemia.

"Los mismos horrores, la misma infinita tristeza pensando en los allegados y en los compañeros de esta policía asesinada, los mismos perfiles culpables de esta barbarie, las mismas motivaciones islamistas... No podemos más", escribió en Twitter la líder ultraderechista Marine Le Pen.

El lugar, al que también acudió el del Interior, Gérald Darmanin, fue acordonado con la presencia de numerosos agentes de policía y de bomberos. EFE

FuenteAURORA

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorTucumán: detienen a dos acusados de planificar un atentado contra la comunidad judía
Artículo siguienteLos hijos - promesa en potencia para un mejor futuro