Diario Judío México - Kobi Marimi casi no termina su interpretación de la canción ‘Home’, un tema que hablaba de su historia de superación.

Jugaba en casa y se emocionó el que más. Kobi Marimi, el representante israelí en no pudo contener la emoción antes de terminar de interpretar la canción Home (Hogar) y rompió a llorar cuando estaba a punto de terminar. Se repuso y logró acabar con una sonrisa. La canción fue escrita pensando en él y en sus vivencias cuando era más joven. En las redes ha sido uno de los momentos más comentados en la noche de .

Marimi, de 27 años, comenzó a cantar a los 13 y en su país es famoso no solo por haber participado en el reality show musical Rising Star por el que se clasificó para el festival europeo sin tener mucha experiencia musical anterior , sino por su historia de superación. Marimi sufrió bullying de pequeño, perdió 50 kilos (llegó a pesar 140 kilos) y luchó por convertirse en artista. El tema Home relata su lucha personal por ganar confianza a lo largo de su vida.

Parte de la letra de la canción dice así:

Atrapado en este momento
Hasta que mi corazón se para
He estado corriendo descalzo a lo alto de las montañas
Nada viene tan fácil como se va
Puedo abrazar el agua cuando nieve
Siento el sol sobre mi piel
Y soy alguien, soy alguien
Me arrancaste el corazón, y lo tomé
Me hizo alguien, soy alguien
Y ahora ya estoy, vuelvo a mi hogar

Solía escuchar la forma en la que hablaban
Contando los minutos del reloj
El hogar estaba tan lejos
Coleccionando cicatrices, me negué
Otro roce no será otra herida

ganó la anterior edición de con la canción Toy, interpretada por Netta. La cantante también ha participado en esta edición al interpretar un tema al principio de la gala y otra durante el periodo de las votaciones. ha participado en 42 ocasiones en y se ha llevado la victoria en 1978 (Izhar Cohen y los Alphabeta), 1979 (Milk and Honey), 1988 (Dana International) y 2018 (Netta).

En esta edición ha quedado en el puesto 23, justo detrás de España, con 47 puntos

Con información El País.