rindió homenaje el martes al exdiplomático Aristides de Sousa Mendes, que desafió a la dictadura de Salazar para expedir visados a decenas de miles de judíos y otros refugiados, salvándolos de los horrores de los campos de concentración nazis.

En su honor, se colocó una placa de piedra en los muros del Panteón Nacional de Lisboa, que alberga las tumbas de grandes personalidades, desde la conocida cantante de fado Amália Rodrigues hasta el futbolista Eusébio.

En 1940, como cónsul portugués en la ciudad francesa de Burdeos, Sousa Mendes desafió las órdenes del dictador António de Oliveira Salazar y entregó visados a judíos y otras personas que escapaban de los nazis.

En aquella época, los diplomáticos portugueses tenían que pedir permiso antes de conceder los visados a los judíos y otras categorías de solicitantes, pero Sousa Mendes decidió hacerlo sin pedirlo, asumiendo un gran riesgo personal.

"INSPIRACIÓN"

"La persecución no terminó con la Segunda Guerra Mundial. (...) Desgraciadamente la historia nos mostró que lo que tuvo que afrontar Aristides de Sousa Mendes sigue siendo una realidad hoy en día", dijo el primer ministro António Costa tras la concurrida ceremonia.

"Él es una inspiración para que mantengamos vivos los mismos valores: la protección de la dignidad de los seres humanos, de las vidas, de los que buscan protección", añadió Costa.

Los beneficiarios del visado pudieron cruzar a y desde allí viajar libremente a otros países, como Estados Unidos.

Cuando Salazar, que gobernó con mano de hierro durante más de tres décadas, se enteró de la desobediencia de Sousa Mendes, le ordenó volver a Lisboa y fue despedido del servicio diplomático.

"Hoy (...) somos capaces de ver la importancia de lo que hizo por la humanidad", dijo la investigadora Margarida Ramalho en la ceremonia. "Fue capaz de ponerse en el lugar de otra persona".

Sousa Mendes y su familia tuvieron que luchar para llegar a fin de mes después que él se viera obligado a dejar su trabajo y muriera en la pobreza en 1954. Sólo se le reconoció por sus actos para salvar vidas después de su muerte.

(Reporte de Sergio Gonçalves; reporte adicional de Catarina Demony; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)

FuenteYahoo

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anterior20 de octubre de 1946: Nace Elfride Jelnek, Premio Nobel de Literatura
Artículo siguiente¿El misterioso manuscrito Voynich está escrito en hebreo?