Diario Judío México - El presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, dijo el jueves que los derechos de los palestinos no pueden ser negociados, en un discurso ante la 73 Asamblea General de la ONU que se celebra en Nueva York.

“Jerusalén no está a la venta. Los derechos del pueblo palestino no están aquí para ser negociados”, dijo Abbas al abrir su discurso, donde también volvió a exigir a Israel que reconozca a Palestina.

“¿Podrían preguntarle a Israel qué es lo que se entiende por la tierra de Israel (…) dónde están las fronteras de Israel? (…) Acérquenme un mapa”, dijo.

Abbas indicó que una ley racista es otro estigma que se cierne sobre Israel.

Su discurso ocurre poco antes de que llegue al podio de la ONU este mismo jueves el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu.

El conflicto en es clave para el gobierno de Donald Trump, quien dijo por primera vez el miércoles que está abierto a respaldar cualquier solución, incluyendo una fórmula que contemple la existencia de dos estados: uno para Israel y uno para los palestinos.

El president Donald Trump se reunió el miércoles 26 de septiembre de 2018 con el primer ministro de Israel Benjamin Netanyahu.
El president Donald Trump se reunió el miércoles 26 de septiembre de 2018 con el primer ministro de Israel Benjamin Netanyahu.

“Me gusta la solución de dos estados”, dijo Trump a medios tras una reunión con Netanyahu. “Creo que ésa es la mejor solución, ése es mi sentir. Hay quienes opinan distinto, yo no. Pero creo que una solución de dos estados es la que mejor funciona”.

Abbas sin embargo dijo que lo que ha dicho Trump se contrapone a la realidad y contradicen su papel y el compromiso del gobierno estadounidense con la paz en .

Abbas reiteró en la ONU que EE.UU. favorece a Israel en el conflicto, aludiendo a la decisión de reconocer a Jerusalén como la capital israelí y de mudar allí la embajada estadounidense.

Además recordó que el gobierno de Trump ha recortado la ayuda a los palestinos y ha puesto fin al respaldo que antes se la daba a la agencia de la ONU que ayuda a los refugiados palestinos.