Diario Judío México - El sistema judicial rabínico de ya no reconoce la autoridad de más de 120 ordenados en una escuela rabínica ortodoxa moderna en , según revela un documento recientemente descubierto.

El documento, una carta escrita en marzo por el rabino Asher Ehrentreu, administrador sénior en el sistema judicial rabínico, sostiene que los ordenados en Yeshivat Chovevei Torah en el Bronx “se autodenominan ortodoxos” pero “no son reconocidos por el Rabinato de ”.

Yeshivat Chovevei Torah fue establecida en 1999 por el rabino Avi Weiss, quien ha empujado el sobre de la ortodoxia mediante la creación de roles de tipo rabínico para las mujeres y el lanzamiento de la escuela rabínica, que ha sido descrita como “Open Orthodox”.

La carta de Ehrentreu, obtenida mediante solicitudes de libertad de información del grupo de defensa ITIM, proporciona la primera prueba escrita de que el sistema judicial se niega a reconocer a toda una cohorte de estadounidenses según el lugar donde fueron ordenados, según el rabino Seth Farber, fundador y director de ITIM.

El rabinato ha negado sistemáticamente la existencia de una lista negra. “Incluso afirmó en el tribunal que no deslegitimiza las credenciales de un rabino en función de su afiliación institucional”, dijo Farber a RNS.

“Esta es una pistola humeante”, dijo Farber. “Durante años, el rabinato se ha negado a reconocer la autoridad de ciertos de la diáspora ortodoxa. Ahora vemos que esto se extiende a todo un grupo de “.

Durante una sesión parlamentaria el lunes (28 de mayo), Moshe Dagan, director del Gran Rabinato, negó que el rabinato tenga una lista negra.

La carta de Ehrentreu salió a la luz después de que el tribunal rabínico se negara a reconocer el carácter judío de una mujer estadounidense que deseaba casarse en .

Para obtener una licencia de matrimonio en , las parejas deben llevar cartas al registrador de matrimonio que acredite su condición de judíos y su estado individual.

A principios de este año, cuando la mujer presentó una carta del rabino Akiva Herzfeld, quien se graduó de Chovevei Torah en 2007, el tribunal la rechazó.

Herzfeld, que había servido en una sinagoga de Portland, Maine, donde asistía la mujer, “conocía a tres generaciones de la familia de esta mujer, por lo que era la persona más indicada para escribir esta carta”, dijo Farber. “El continuo y creciente rechazo del establishment rabínico israelí de reconocer la autoridad de los de la diáspora está creando una brecha entre y la diáspora judía”.

Farber dijo que el rabinato dejó de reconocer la autoridad de Weiss, el fundador de Chovevei Torah, hace algunos años, considerándolo demasiado liberal religiosamente, pero que recientemente había reconocido la autoridad de varios rabinos de la Torah Chovevei.

La organización de Farber, que ayuda a las personas a navegar a través del sistema de rabinos y tribunales rabínicos, pudo obtener una carta que certifica el carácter judío de una mujer en un tribunal rabínico de Boston, y el secretario de relaciones matrimoniales la aceptó.

Herzfeld dijo en un comunicado que estaba “entristecido al ver que las decisiones de quién es aceptado como rabino están en manos de unas pocas personas de mente pequeña que no entienden lo que realmente está pasando en América del Norte. Escribí una carta sabiendo que la persona era judía y me sorprendió cuando recibió una llamada telefónica que decía que el Rabinato lo sabía mejor “.

“Su comportamiento es inexcusable”, dijo.

(Michele Chabin es corresponsal de RNS en Israel).

FuenteReligion News
Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de diariojudio.com y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.


Artículo anteriorIsrael prohíbe la entrada de indonesios como medida de reciprocidad
Artículo siguienteSi l’Allemagne est très éloignée de son sombre passé, sa politique vis-à-vis de l’Iran est sordide