El psicólogo judío Walter Mischel, creador de la famosa “prueba de malvavisco” para la gratificación retrasada en niños, murió la semana pasada a la edad de 88 años.

Mischel nació en 1930 en Viena de padres judíos. Su familia huyó a los Estados Unidos en 1938 después de la anexión nazi del país.

En una entrevista de 2014 con The Guardian, recordó algunas de las humillaciones que experimentó bajo el régimen antisemita. “Tenía zapatos nuevos, y algunas Juventudes Hitlerianas me rodearon y comenzaron a pisotearlas”, dijo. En otro incidente, “a mi padre, que solo podía caminar con un bastón, se le hizo pasar por experiencias humillantes, como marchar sin él, tirar tomates, con gente burlándose. No fue un momento feliz”.

En los Estados Unidos la familia se vio obligada a lidiar con una calidad de vida reducida como refugiados, pero Mischel progresó constantemente, convirtiéndose en ciudadano estadounidense en la década de 1950 y estudiando en la Universidad de Nueva York, City College de Nueva York y finalmente en la Universidad Estatal de Ohio.

Dijo que sus experiencias en la vida despertaron un interés en la capacidad de las personas de tomarse la vida en sus propias manos. “¿Cuáles son las condiciones propicias que permiten a las personas pasar de ser víctimas a ser vencedoras?”, Recordó a The Guardian.

Eventualmente, mientras trabajaba en Stanford en la década de 1960, Mischel ideó una prueba simple del autocontrol para  niños que lo haría famoso en todo el mundo. La prueba consistió en llevar a un niño en edad preescolar a una habitación donde le obsequiaron con una golosina (una galleta, un malvavisco, etc.) y se le dieron dos opciones: comer el dulce de inmediato o esperar solo en la habitación durante varios minutos sin comer y ser recompensado con dos premios en lugar de uno.

Solo alrededor del 30 por ciento de los niños pudieron retrasar la gratificación y ganar el premio más grande.

Pero el resultado más interesante vino solo años más tarde, ya que Mischel siguió con sus temas más adelante en la vida. Descubrió que había una correlación general entre la capacidad de los niños para controlar sus impulsos durante sus años formativos y su éxito posterior en todas las áreas de la vida, incluida la vida escolar, laboral, social y amorosa.

En los últimos años, Mischel amplió ese trabajo para ver las formas en que se podía enseñar el autocontrol, y a menudo enfatizaba que su prueba nunca había sido un factor decisivo de éxito.

Luego pasó a enseñar durante varias décadas en la Universidad de Columbia y a realizar investigaciones en diversas áreas de la cognición y el comportamiento.

En 2010, Mischel recibió un doctorado honorario de la Universidad Hebrea de Jerusalem.

La universidad destacó sus “sobresalientes contribuciones científicas en los campos de la cognitiva, social y de la personalidad“, su “trabajo pionero sobre los roles de los rasgos y situaciones en la determinación del comportamiento humano” y su “investigación pionera sobre el autocontrol” desde la infancia a la edad adulta que ha cambiado la forma en que los científicos psicológicos entienden los orígenes y los mecanismos del autocontrol”.

Mischel murió en su casa de Manhattan el 12 de septiembre de cáncer de páncreas.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorEl Gan Condesa regresa a la zona centro
Artículo siguienteLos Ijos De Sefarad (4)