Diario Judío México - Todavía caliente y sin visos de pronta resolución judicial el reciente escándalo de los 1.500 cuadros incautados por los nazis y encontrad0s en 2011 en la casa en Munich del hijo de un marchante de confianza del régimen de Hitler —hallazgo silenciado por la fiscalía durante más de un año hasta que la noticia saltó a la prensa en noviembre de 2013—, se anuncia la difusión universal y abierta de la única copia completa del inventario original de las aproximadamente 20.000 piezas artísticas catalogadas como “arte degenerado” por los nacionalsocialistas y robadas bajo tal excusa.

El Museo Victoria & Albert (V&A) de Londres tiene en propiedad la única copia completa del registro, que ocupa 479 páginas mecanografiadas en dos volúmenes y desglosa, por orden alfabético según la localización y el apellido de los artistas, todas las obras acusadas de no ser “limpias”, proceder del “perverso espíritu judío” o “bolchevique” o no defender la idea “imperial” de por los seis expertos nazis nombrados por el ministro de Propaganda e Información nazi Joseph Goebbles y dirigidos por Adolf Ziegler, responsable del Reich der Bildenden Künste (Cámara de Artes Visuales del Reich). El primer tomo va de la A a la G y el segundo de la G a la Z.

Escaneados en alta resolución

La pinacoteca inglesa ha anunciado que los dos dos tomos, redactados entre 1941 y 1942, ya han sido escaneados en alta resolución y serán publicados antes de que acabe el mes de enero en la web del museo en un documento en formato PDF. La fecha de redacción implica que los nazis no esperaron al dictamen de los expertos para inacautar las obras, la mayoría de las cuales fueron expropiadas entre 1937 y 1938 sin posibilidad de apelación.

El inventario es la fuente primaria para conocer las piezas confiscadas a museos, galerías y particulares y su destino. Hay notas sobre lo qué pasó con cada pieza: a menudo aparece el nombre del comprador y la cantidad que pagó. En otras ocasiones las entradas están marcadas con una equis, lo que según los expertos significa que fueron destruidas por los nazis.

Robo a gran escala y grandes beneficios

La consulta del material constata que todo el discurso nazi sobre la “limpieza y recuperación” del arte alemán era una cortina de humo para ocultar un robo a gran escala y la obtención de grandes beneficios. Una disposición aprobada por Hitler en 1938, la Ley de Confiscación de Productos de Arte Degenerado, dejaba abierta la posibilidad de venta de las obras confiscadas, aunque el término legal era eufemístico: la norma decía que estaba permitida la “liquidación de arte”.

“A disposición de cualquier persona”

El inventario manuscrito fue donado al museo de la capital británica en 1996 por la viuda de Heinrich Robert Harry Fischer, un marchante vienés que huyó a Londres en 1938 cuando Austria fue anexionada al Tercer Reich. Fischer nunca aclaró cómo llegaron a sus manos el par de tomos.

“Esta lista es de gran importancia para todos los que trabajan en el campo de la investigación. El reciente caso Gurlitt destaca lo fundamental que resulta poner el documento original a disposición de cualquiera con su publicación en línea”, señaló el director del V&A, Martin Roth.

El registro del museo, utilizado por investigadores desde el final de la II Guerra Mundial, fue fundamental para la confección de la base de datos sobre arte degenerado de la Universidad Libre de Berlín.