Punta del Este, por qué se duplicó comunidad judía. Una de las ciudades turísticas más lujosas de la región, Punta del Este, ha duplicado la comunidad judía durante la pandemia.


La ciudad turística del Uruguay, Punta del Este, marca muchas casillas para la argentina de 18 años Sofia Grosz: hermosas playas, vibrante vida nocturna, un centro para muchos de sus amigos judíos de la escuela de Buenos Aires.

“Venir aquí es casi una tradición en nuestra familia”, dijo Grosz, quien pertenece al famoso centro deportivo y comunitario judío Hacoaj en su país y se graduó de una escuela secundaria judía el año pasado.

Ella no está sola: Punta del Este ha sido durante mucho tiempo un refugio para decenas de miles de judíos , muchos de ellos argentinos, cada verano.

Además de las lujosas atracciones de la playa (personas como Mark Zuckerberg, Ralph Lauren y Shakira han ido de vacaciones aquí), el ambiente relajado, la belleza natural y la baja tasa de criminalidad de la ciudad han sido un punto de venta para los judíos latinoamericanos durante décadas.

Los desarrolladores judíos, cuya presencia se remonta al empresario argentino Mauricio Litman, quien fundó el Cantegrill Country Club en 1950, también estuvieron muy involucrados en el crecimiento físico de la ciudad. El Cantegrill sigue en pie, lleno de judíos que juegan al golf o a las cartas, y ahora hay cosas como un festival de judío y una pizzería kosher local, inaugurada en 2012 por Levi Shemtov, sobrino del conocido rabino con sede en Washington, DC. del mismo nombre.

Familias
Pero para muchas familias judías, la ciudad ubicada a unas dos horas al este de la capital, Montevideo, está cambiando de una escapada de verano a un hogar durante todo el año: su población judía permanente se ha duplicado de alrededor de 300 familias a 600 desde el comienzo de la pandemia de COVID-19 en 2020.

La tendencia no se detendrá pronto, dijo Fabian Schamis, director ejecutivo de la Comunidad Israelita de Punta del Este. La mayoría de los nuevos residentes permanentes son de Argentina, donde la pandemia se ha desatado y donde una combinación de inflación creciente, devaluación de la moneda nacional y altas tasas impositivas han contribuido a una recesión en los últimos años.

“Desde 2020 hemos estado recibiendo una afluencia masiva de personas, casi el 100% de Argentina”, dijo Schamis a la Agencia Telegráfica Judía. “Estamos hablando de residentes, no de turistas. La pandemia también aceleró cierto descontento que tenían los argentinos por cuestiones políticas, económicas, de inseguridad y otras razones [en su propio país], y optaron por mudarse aquí a Punta del Este, donde tenemos un oasis en todos estos aspectos”.