La reunión entre la delegación israelí enviada a Moscú y funcionarios rusos de los ministerios de Justicia y Relaciones Exteriores llegó a un callejón sin salida con respecto al estado de la Agencia Judía en .

Fuentes diplomáticas familiarizadas con la reunión dijeron a The Jerusalem Post que “la reunión tuvo lugar el lunes por la mañana entre servidores públicos y no con el estamento político que realmente toma las decisiones. Por lo tanto, como era de esperar, la reunión fue muy técnica y discutió las implicaciones legales de las leyes rusas de privacidad”.

El funcionario explicó que “la esperanza era que los rusos dieran una pista sobre una dirección que les ayude a los israelíes a comprender qué se puede hacer para salvar a la Agencia Judía en de la liquidación. Desafortunadamente, no sucedió”. No se programaron más reuniones y no se tomaron decisiones.

“Si existe alguna posibilidad de avanzar en el tema de la agencia en una dirección positiva, ahora solo puede suceder a nivel diplomático o político”, dijo la fuente diplomática, y sugirió que “un líder israelí como el presidente , el primer ministro alterno Naftali Bennett o el primer ministro posiblemente puedan afectar la situación”. Herzog insinuó que está involucrado detrás de escena, pero no especificó si realmente está en diálogo con el Kremlin.

“Lo único que podemos hacer ahora es esperar el juicio del 19 de agosto. No hay base para esperar que el juicio sea justo y profesional, pero nunca se sabe”, dijo la fuente diplomática.

Antes de la reunión de la delegación israelí, el embajador de Israel en Rusia, Alexander Ben Zvi, se reunió con el viceministro de Relaciones Exteriores, Mikhail Bogdanov, sobre el mismo asunto. Según fuentes israelíes, Bogdanov es quien solicitó la reunión.

El Tribunal Basmanny de Moscú comenzó a considerar una demanda presentada por el Ministerio de Justicia de sobre la liquidación de la en el jueves.

La sesión del jueves se consideró una audiencia preliminar y una verificación previa al juicio. Una fuente de la agencia explicó que se trataba de un “asunto muy técnico”, pero “nuestro abogado pudo hablar y presentar nuestro caso”.

Poco antes de la sesión del tribunal llegó a Moscú la delegación israelí de asesores legales del ministerio y altos funcionarios de los ministerios gubernamentales y la Agencia Judía. El propósito de esta delegación es ayudar a los abogados de la agencia en Rusia, aunque no hablen ruso y no tengan un conocimiento básico del sistema legal ruso.

Los miembros de la delegación, encabezada por la asesora jurídica adjunta del Ministerio de Relaciones Exteriores, Tamar Kaplan, se reunirán el jueves con funcionarios del Ministerio de Justicia de Rusia. La delegación incluye expertos de los Ministerios de Relaciones Exteriores, Justicia e Inmigración y Absorción, así como de la Autoridad de Protección de la Privacidad.

Uno de los miembros de la delegación es el director general de la Unidad de Inmigración y Absorción de la Agencia Judía, Shay Felber.

La delegación planeaba partir hacia el domingo anterior, pero no le dieron las visas hasta tres días después.

El gobierno ruso envió a la Agencia Judía una carta hace un mes, en la que decía que la organización debía cerrar sus operaciones ya que violaban las leyes de privacidad, principalmente recopilando información sobre ciudadanos rusos con el fin de facilitar su inmigración a Israel y compartir la información con el gobierno israelí.

De acuerdo con la nueva ley de privacidad de Rusia, una organización que recibe financiamiento o incluso asistencia de un organismo internacional o de otro país puede ser considerada un «agente extranjero». Las violaciones de esta ley pueden causarles a las personas penas de prisión de hasta siete años y el cierre de la organización.

Fuentes de la Agencia Judía han dicho que hay cinco entidades listadas de la organización en Rusia, ya que cada rama se considera un organismo independiente y, por lo tanto, las actividades pueden continuar a través de una de las otras ramas. La fuente explicó que la razón por la que cada filial se considera legalmente una organización diferente es que está bajo la jurisdicción de una autoridad local diferente.