La Comunidad Judía del Algarve (CJA) anunció su establecimiento como Comunidad Religiosa oficial, convirtiéndose en la cuarta comunidad judía oficial en Portugal, habiendo sido registrada como Persona Colectiva Religiosa el 4 de enero, anunció la Comunidad.

El “proceso duradero de reconocimiento” de la organización recibió el dictamen favorable de la Comisión de Libertad Religiosa, presidida por el Dr. José Vera Jardim, y por primera vez para una comunidad judía desde que entró en vigor la Ley de Libertad Religiosa, que recientemente cumplió 20 años, evoca la CJA.

Además de la Comunidad Judía del Algarve, las comunidades judías ya organizadas en territorio portugués son las de Belmonte , Lisboa y Oporto.

“Como la comunidad más reciente con esta figura legal específica, será quizás la que más se aproxime a un extraordinario y antiguo legado de presencia judía en Portugal, con casi dos milenios. Los rastros de la presencia confirmada de estas comunidades se remontan al menos al siglo IV con el hallazgo en Silves de la lápida de Yehiel del año 390 de la era común, la más antigua de la Península Ibérica”, señala la organización.

La nueva comunidad se reúne en su Sinagoga Sasson en Albufeira, en presencia de una Torá sefardí de Marruecos (que fue el lugar al que huyeron muchos judíos portugueses en el momento del edicto de expulsión). La sinagoga tiene una cocina kosher certificada y también cuenta con el apoyo de una tienda que vende productos alimenticios kosher y artículos religiosos, que son esenciales para satisfacer las necesidades de la comunidad. Próximamente también brindará una amplia gama de servicios de apoyo a su comunidad y también a la comunidad externa, siguiendo una política de intercambio cultural y dinamismo.

Como comunidad de tradición sefardí, acoge, sin embargo, entre sus miembros, a judíos de todo el mundo, también de ascendencia asquenazí. El Algarve, y en general, es un territorio considerado seguro por los judíos, que aquí pueden disfrutar de su vida religiosa sin sentir la presión del antisemitismo, a pesar del crecimiento de algunas organizaciones que aprovechan el momento de crisis para discriminar contra las minorías sobre la base de su religión, raza, etnia, nacionalidad o situación migratoria.

Hay muchas marcas en el territorio de la presencia del pueblo judío. incluyendo los toponímicos en localidades como Vale Judeu o Sinagoga, y hubo centros comunitarios en las principales ciudades del Algarve como Faro, Tavira, Silves y en decenas de otros lugares como Lagos donde se encuentran inscripciones hebreas de Espiche del siglo VII y del siglo VIII.

También fue en el Algarve, en Faro, que el primer libro portugués, una Tora (Pentateuco), fue impreso por un judío, Samuel Gacon, en 1487.

Muchos de estos vestigios se perdieron en el terremoto de 1755, pero existen otras importantes huellas de épocas de gran prosperidad ya en el siglo XIX, siendo el cementerio judío de Faro de aquella época y su pequeño centro museístico.

Por João Prudêncio
Fuente: Jornal do Algarve – 24.1.2022

Se estableció la Comunidad Judía del Algarve, la cuarta en Portugal