Llamadas anónimas a media noche, documentación sin identidad, traslados encubiertos y oficinas convertidas en dormitorios. Estos son parte de los ingredientes del corto documental “Embajador Moshé Tov: podemos y debemos”, que revela los entretelones del trabajo realizado por la Embajada de Israel en Santiago entre 1973 y 1975 para dar asilo político a unos 300 chilenos, entre ellos el entonces presidente de la coalición de partidos de la Unidad Popular, Benjamín Teplizky.

La investigación del realizador Raúl Gamboni fue estrenada en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, con el patrocinio de dos instituciones locales, B’nai B’rith y Centro Progresista Judío.

Según los reportes de prensa rescatados en la investigación, de los aproximadamente 300 asilados en Israel, hubo al menor 30 que iniciaron el proceso, refugiándose en las dependencias de la sede diplomática israelí en Santiago, ubicada en aquel entonces en un edificio de oficinas frente al Parque Forestal.

El director del Museo, Francisco Estévez, destacó que este documental y la historia de Moshé Tov, refleja muy bien lo que sucedió en hace casi 50 años. “Es un período que se puede ver de dos formas. Desde el terror, la represión, la muerte y la tortura, pero también desde la dignidad, la resistencia y la solidaridad de quienes desde el primer momento defendieron los derechos humanos”.

Por su parte, la embajadora de Israel en , Marina Rosenberg, señaló que a través de este documental se hace justicia a la figura de Moshé Tov. “Él actuó motivado por sus principios, y siguiendo los lineamientos humanitarios emanados desde Jerusalén, por los cancilleres Abba Eban e Yigal Alón. En su gesta, el embajador Tov contó con el apoyo de su primer secretario, Benjamín Orón, y del equipo de funcionarios locales de la embajada, quienes arriesgaron su propia seguridad personal en esta misión”.

Testimonios

Según el testimonio de Rivka Bercovich, una ex funcionaria de la Embajada, el embajador Tov instruyó acomodar a los refugiados en las oficinas de la sede diplomática y hacerse cargo rápidamente de sus necesidades, especialmente leche y pañales para los más pequeños.

En el documental, la historiadora Valeria Navarro explica que los diplomáticos y funcionarios de la embajada pusieron en riesgo sus propias vidas para evitar que se violara la inmunidad de sede diplomática y actuaron coordinadamente con legaciones de otros países para salvar las vidas de los perseguidos políticos.

En el caso de Benjamín Teplizky, de acuerdo al relato de su hijo Daniel, una vez finalizada su reclusión en Isla Dawson, el Gobierno de Israel fue el primero en llegar con toda la documentación y logística para darle asilo, lo que se concretó a fines de 1974, sumándose el resto de la familia pocos meses después.

En forma póstuma, en septiembre de 2015, el Gobierno de realizó un reconocimiento público y entregó una distinción a la familia de Moshé Tov, “por su valiente y desinteresada ayuda humanitaria, que contribuyó a salvar la vida de miles de chilenos y extranjeros perseguidos por la dictadura”.

6 COMENTARIOS

  1. Estos refugiados eran judios huyendo por la represion brutal de Augusto Pinochet? Solo judios acudieron a la embajada de Israel y todos los refugiados eran judios. La nota deja fuera esta informacion.

    • No, de hecho el documental da información al respecto. No todos fueron judíos. No se discriminaba quien llegaba, de hecho, muchas veces no se sabian los nombres reales de las personas hasta que se tramitaba su salida del pais.

  2. El principio humanitario de salvar vidas es justicia, las acciones de Moshe Tov, fueron solidaridad, el régimen en el que se vivia no era el justo arriesgaron sus vidas por la opresión, eso es ser humanidad,, cuestionar el salvar una vida no es moralmente aceptado, o es que la satisfacción, es aumentar el número de muertes, para satisfacer el ego personal No, El ego se satisface sirviendo a los demás sin distinción de raza o etnia, el principio es el bienestar aunque perdamos la vida sirviendo.

  3. Entiendo que la intensión no fue mala, lo que si me pregunto ¿porqué huir si lo que hacían, lo estaban haciendo tan bién?. Era su deber quedarse y asumir sus conductas responsablemente frente a la justicia.
    La publicación es sesgada ya que no aclara los motivos de fondo.

  4. Hola:
    Es consolador que la conciencia humana en posesión de cualquier persona y, por su ascendencia, raza, religión, hayan sido inalterados por prejuicios. ¡Enhorabuena por existir gente así!
    Saludos.

Responder a Mario Cornejo Mella Cancelar Respuesta

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorNetflix estrenó una nueva serie israelí
Artículo siguienteSeñales financieras: Panorama con nubes grises, ojalá sean falsas
El mundo judío en español. Noticias de Israel y del mundo judío.