Un amplio grupo de activistas palestinos ha plantado esta mañana al menos 20 tiendas de campaña en la zona denominada E1, territorio palestino de Cisjordania situado entre Jerusalén este --parte donde viven los palestinos, ocupada por Israel desde 1967-- y el asentamiento de Ma'ale Adumim.

Siguiendo el procedimiento habitual de los colonos judíos que se instalan por su cuenta en tierras palestinas sin autorización del Gobierno israelí, los palestinos --unos 200, según el propio grupo, pero 120, según la policía israelí-- han levantado con la ayuda de activistas internacionales tiendas de lona blanca "como respuesta a las órdenes israelís de construir aquí un asentamiento y para enviar a la comunidad internacional el mensaje de que esta construcción traerá problemas muy graves, y no pensamos quedarnos de brazos cruzados y en silencio ante esta violación de los derechos palestinos", ha explicado a este diario Mohammed Khatib, conocido activista palestino del campo de la no-violencia y uno de los impulsores de la iniciativa.

A principios de diciembre, el Gobierno israelí, liderado por el primer ministro, Binyamin Netanyahu, anunció que construiría unas 3.000 viviendas más en asentamientos de Cisjordania y Jerusalén este y que edificaría en el territorio E1. La decisión del Ejecutivo de Netanyahu fue una represalia a la iniciativa del presidente palestino, Mahmud Abbás, de solicitar a la Asamblea General de la ONU el estatus de Estado observador no miembro para Palestina, que prosperó el 29 de noviembre pasado.

Desconexión entre Jerusalén y Cisjordania

En la zona E1, un trozo de tierra palestina confiscada de 12 km2 --uno es propiedad privada--, Israel piensa construir 3.900 viviendas. La creación de esta nueva colonia supondría la desconexión entre Jerusalén este --que los palestinos quieren como capital de su Estado-- y Cisjordania, que quedaría casi dividida en dos.

Netanyahu alega que con la construcción de casas en esta zona estaría simplemente ampliando el asentamiento de Ma'ale Adumim, a 7 kilómetros de Jerusalén y con una población de 40.000 habitantes. Pero a ojos de la oenegé israelí Ir Amim, "el área E1 no es parte de este asentamiento, se creará uno nuevo".

Colonia rebautizada

Los activistas han bautizado a su pequeña colonia con el nombre de Bab el Shams (Puerta del Sol, en árabe) y han subrayado que pretenden llamar la atención del mundo sobre el derecho de los palestinos "a construir en nuestra propia tierra y a preservarla de los colonos", ha dicho Khatib, que espera que la policía israelí los evacue "en cualquier momento".

"Nos han entregado documentos informándonos de que nuestra presencia aquí es ilegal y de que tenemos que irnos, pero no pensamos movernos", ha asegurado Khatib.

Desalojo sin fecha

El portavoz de la policía israelí, Micky Rosenfeld, ha confirmado la entrega de estos papeles y ha indicado que los agentes --que rodean la zona-- no desalojarán a los activistas inmediatamente ni en las próximas horas, ya que "esto es decisión de los tribunales", pero no ha descartado que lo hagan en los próximos días.

Los activistas han llamado a los palestinos a "llevar a cabo más actividades de este tipo para resistir contra la ocupación israelí", ha afirmado Khatib.

La iniciativa ha sido bien acogida por la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), que la ha calificado de "muy creativa y que legitima la herramienta de la no-violencia para proteger nuestra tierra de los planes coloniales israelís", según Hanan Ashrawi, de la Ejecutiva de la OLP.

SIN COMENTARIOS

Deja tu Comentario

A excepción de tu nombre y tu correo electrónico tus datos personales no serán visibles y son opcionales, pero nos ayudan a conocer mejor a nuestro público lector

A fin de garantizar un intercambio de opiniones respetuoso e interesante, DiarioJudio.com se reserva el derecho a eliminar todos aquellos comentarios que puedan ser considerados difamatorios, vejatorios, insultantes, injuriantes o contrarios a las leyes a estas condiciones. Los comentarios no reflejan la opinión de DiarioJudio.com, sino la de los internautas, y son ellos los únicos responsables de las opiniones vertidas. No se admitirán comentarios con contenido racista, sexista, homófobo, discriminatorio por identidad de género o que insulten a las personas por su nacionalidad, sexo, religión, edad o cualquier tipo de discapacidad física o mental.
Artículo anteriorFranco y los judíos
Artículo siguienteAparece en Baltimore extraordinaria pintura que presenta la vida judía en Lisboa en los 1,600 (en Inglés)